6 de diciembre
Martes
Mayormente nublado con tormentas
22°
32°
Miércoles
Mayormente nublado con tormentas
23°
32°
Jueves
Lluvioso
21°
28°
Viernes
Lluvioso
20°
26°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 15 de septiembre de 2016, 14:40

El Gobierno argentino presenta el presupuesto para 2017 que contempla crecer un 3,5 %

Buenos Aires, 15 sep (EFE).- El Gobierno argentino, presidido desde diciembre pasado por Mauricio Macri, presentó hoy al Congreso su primer presupuesto, que contempla un crecimiento económico del 3,5 % para 2017, una proyección de inflación del 17 % y un déficit fiscal del 4,2 %, informaron fuentes oficiales.

Frente a la comisión de Presupuesto del Parlamento, el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay, defendió que este es un presupuesto "diferente" porque por primera vez en muchos años "está basado en la verdad", informó la cartera en un comunicado.

"Lo que estamos ofreciendo es la estimación más realista de las variables macroeconómicas del año que viene", apuntó Prat-Gay, que apoya sus afirmaciones en la remodelación de las estadísticas oficiales -fuertemente cuestionadas durante el kirchnerismo- emprendida tras la asunción de Macri, en diciembre pasado.

Las predicciones del Gobierno son optimistas y apuntan a un crecimiento real del 3,5 % del producto interior bruto (PIB), con incrementos en el consumo total (3,5 %), la inversión (14,4 %), las exportaciones (7,7 %) y de las importaciones (9,8 %).

El PIB nominal o a precios corrientes -que refleja la inflación, a diferencia del PIB real- llegará a los 9,7 billones de pesos (0,6 billones de dólares).

Es "la tasa de crecimiento más alta de los últimos seis años", destacó el ministro en su intervención.

El texto especifica también que este 2016 concluirá con una caída del 1,5 % por la contracción del consumo y de la inversión y por el saldo negativo de la balanza comercial.

El presupuesto augura que en 2017 Argentina continuará aún su batalla contra la elevada inflación, proyectada en 17 %, si bien mejora respecto a este año.

Prat-Gay detalló que aunque esperan que el Índice de Precios al Consumo (IPC) se sitúe en una franja del 12 al 17 %, los cálculos se hicieron tomando el dato más pesimista.

Precisamente, esta semana el Gobierno pudo confirmar un freno a las subidas de los precios gracias a su cuarto informe mensual del IPC (cuya medición se había paralizado por la remodelación del instituto encargado de las estadísticas oficiales). De acuerdo a esas cifras, en agosto la inflación fue del 0,2 % respecto a julio, muy lejos, por ejemplo, del 4,2 % que había marcado en mayo pasado.

Alcanzar una inflación anual del 17 % en 2017 supondría reducir a la mitad el ritmo de subida interanual que ahora arrojan las mediciones de las consultoras privadas (40 %), pero no se acerca aún a la meta de tener un IPC de un dígito marcada por el Gobierno para este mandato.

Tampoco se cumplirán los objetivos del Gobierno en materia de déficit fiscal ya que, en lugar del 3,3 % al que se buscaba llegar, el dato proyectado será del 4,2 %, debido a la reparación de irregularidades en el sistema de jubilaciones y al recorte de ingresos por la anulación judicial del "tarifazo" del gas.

El país tendrá un saldo comercial deficitario de 1.866 millones de dólares y el gasto estatal crecerá un 22 %.

Construcción de infraestructuras y medidas sociales como la ampliación de las ayudas por hijo fueron los focos de gasto resaltados por Prat-Gay.

"Está previsto que las prestaciones de seguridad social aumenten al 35 % anual en 2017", subrayó, según el comunicado.

El Ejecutivo también incluyó una proyección de la evolución del precio del dólar para los próximos tres años: desde los 14,99 pesos para la venta de cada unidad a los que el Gobierno estima que cerrará este 2016 (similar a la actual cotización, situada en 15,20 pesos), en 2017 ascenderá hasta 17,92, en 2018 hasta 21,21 y en 2019 hasta 23,53 pesos.

La deuda pública se incrementará notablemente, un 32,4 % respecto a 2016, y sumará 247.632 millones de pesos (unos 16.300 millones de dólares).

Junto a la presentación del presupuesto, Prat-Gay anunció el envío al Poder Legislativo de otros proyectos de ley, como una modificación parcial de los gravámenes sobre el salario de los trabajadores, muy reclamada en Argentina.

Las propuestas deberán ser ratificadas ahora por el Congreso, donde el oficialismo necesitará el apoyo de la oposición al no tener la mayoría absoluta.