10 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Martes
Mayormente nublado
21°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
domingo 16 de octubre de 2016, 12:36

El Gobierno argentino dice que la crisis del 2001 terminó cuando asumió Macri

Buenos Aires, 16 oct (EFE).- El jefe de gabinete del Gobierno argentino, Marcos Peña, afirmó hoy que la fatídica crisis económica y política que azotó al país en 2001, el famoso "corralito", terminó con la llegada de Mauricio Macri a la Presidencia el pasado diciembre.

En una extensa entrevista con el diario local Perfil, en la que el funcionario macrista abordó los principales temas de la actualidad argentina, consideró que el kirchenrismo, que gobernó el país durante doce años, fue un movimiento "profundamente conservador", que dejó una sociedad "más injusta y desigual".

Según Peña, muchas de las discusiones políticas actuales "son las de la crisis del 2001, de la que Argentina no salió "hasta la elección de diciembre", debido, interpretó, a la estrategia de confrontación profundizada durante los años del kirchnerismo.

"Hoy vivimos en una sociedad más cerrada y más atrasada que la que teníamos antes, por más que algunos indicadores se apropiaron positivamente del crecimiento. Mentalmente, fueron muy reaccionarios", opinó Peña sobre los gobiernos del fallecido Néstor Kirchner (2003-2007) y su esposa Cristina Fernández (2007-2015).

Por contra, felicitó algunas de las medidas implementadas por su Ejecutivo desde que llegó a la Casa Rosada en diciembre de 2015, como la rápida salida del cepo cambiario o el pago a los "fondos buitre" de la deuda pendiente derivada de la crisis del 2001, decisiones estratégicas que, aseguró, "fueron muy bien tomadas".

"En el balance de lo que hemos hecho en lo económico somos muy optimistas", ahondó el jefe de los ministros, quien aplaudió también la recuperación de la actividad económica y la bajada de la inflación, que en septiembre se situó en 1,1 %, según las últimas cifras oficiales publicadas.

No obstante, preguntado por la pobreza, que según el Índice Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) alcanzó en el primer trimestre al 32 % de los argentinos, reconoció que le resulta muy duro recorrer la calle: "Que te agarre alguien casi llorando y te diga 'perdí mi laburo' (...) es más duro que el que te insulta".

Para mejorar los datos macroeconómicos Peña argumentó que "el Estado tiene que ser mucho más productivo de lo que es hoy", con un mejor marco normativo y con "un costo de capital menor", al tiempo que expresó la necesidad de mejorar los salarios de los trabajadores.

"El déficit es reflejo de una economía que produce muy poco. Creo que la pauperización y la dependencia en muchas provincias y la falta de empleo privado, en general, contribuyen a una menor calidad institucional", añadió en referencia a los errores en materia económica que, a su juicio, cometió el Gobierno anterior.

Aún así, reconoció al Ejecutivo de Fernández haber plantado "una bandera respecto de la importancia del consumo y el trabajo como ejes centrales" y felicitó los progresos en ciencia y tecnología logrados durante los doce años de kirchnerismo.

Sobre la posible vuelta a la primera línea de la política de la expresidenta como candidata en las elecciones legislativas de 2017, Peña reconoció que Fernández "tiene más importancia de la que se le da", ya que, sostuvo, entre un 20 y un 25 % de votantes de la provincia de Buenos Aires van a apostar por ella esté presa o esté libre.