7 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Tormentas
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 8 de septiembre de 2016, 11:26

El Gobierno afgano evita la caída de la segunda ciudad en un año

Kabul, 8 sep (EFE).- Kabul, 8 sep (EFE).- El Gobierno afgano evitó hoy con apoyo de la aviación estadounidense la caída de la ciudad de Trinkot, capital de la provincia central de Uruzgan, a manos de los talibanes, a punto de cumplirse un año de la derrota y la pérdida por unos días de Kunduz a manos de los insurgentes.

A punto de cumplirse un año de la pérdida durante unos días de la norteña ciudad de Kunduz, en la mayor victoria militar de los talibanes desde que la invasión estadounidense los sacó del poder en 2001, los insurgentes a punto estuvieron hoy de desalojar a las fuerzas de seguridad afganas de Trinkot.

"La dirección del combate cambió completamente en la tarde con la llegada de refuerzos de Kandahar (sur) y el apoyo aéreo de las fuerzas extranjeras, que han ayudado a las tropas en algunas partes a expulsar a los talibanes de las áreas estratégicas, aunque no lejos de la ciudad", indicó a Efe el portavoz del gobernador provincial, Dost Muhammad Nayab.

Tras tres días de acoso a la ciudad, los talibanes habían roto a primera hora del día el cinturón de defensa de Trinkot y habían entrado en la urbe, llegando a apenas unos centenares de metros de los edificios del gobernador y de la Policía, que fueron bombardeados.

Un portavoz talibán, Zabihullah Mujahid, aseguró a Efe por la mañana que los insurgentes habían tomado la mayor parte de la ciudad y que las fuerzas afganas habían opuesto poca resistencia.

Habitantes, funcionarios gubernamentales y empleados de ONGs optaron por evacuar la ciudad, ante el avance prácticamente sin resistencia de los talibanes, y se refugiaron en el aeropuerto, situado a las afueras.

Nayab, que en horas de la mañana había resumido la situación indicando a telefónicamente a Efe: "las cosas no van bien", señaló después que todo cambió con el envío de los refuerzos, lo que permitió "resistir bien y detener completamente el avance talibán".

La fuente aseguró que los insurgentes han sufrido "duras bajas", aunque no se ha informado aún del número de muertos y heridos.

Precisó que los bombardeos de los aviones estadounidenses y el ataque de artillería continúan contra las posiciones de los talibanes.

"Ahora mismo la situación de seguridad está completamente bajo control de nuestras tropas en la ciudad y la situación general se está normalizando", subrayó, al señalar que la gente poco a poco está volviendo a sus casas.

El portavoz añadió que se trabaja en un plan de contraataque a gran escala para despejar de insurgentes los alrededores de la urbe.

"Esperamos que mañana por la tarde tengamos a los talibanes ya incluso lejos de las inmediaciones de la ciudad", agregó.

El jefe de la Radio Televisión Nacional en Uruzgan, Niamatullah Faryadi, que había huido al aeropuerto por la mañana, declaró a Efe que la gente estaba regresando a la ciudad.

"La gente está ahora confiada de que la ciudad no caerá", subrayó.

Aunque se trata de una ciudad pequeña (poco más de 71.000 habitantes), por su situación estratégica, la caída de Trinkot habría facilitado a los insurgentes la conexión de las áreas que controlan en el sur con el centro de Afganistán.

Trinkot es la tercera ciudad a la que los talibanes ponen cerco y en la que entran en los últimos doce meses, después de que hicieran lo mismo en Lashkargah, en la sureña provincia de Helmand, donde siguen controlando una parte y continúan los combates, y en Kunduz, en el norte.

En el caso de esta última, los talibanes lograron incluso su control completo durante varios días en septiembre del año pasado, en la que supone su mayor victoria militar desde que fueron sacados del poder por Estados Unidos con la invasión de 2001, lo que obligó a una operación de grandes dimensiones con apoyo aéreo estadounidense para recuperar esa capital clave del norte del país.

De acuerdo con fuentes estadounidenses, los talibanes controlan actualmente alrededor de un tercio de Afganistán, en medio de una creciente violencia desde el final de la misión militar de la OTAN, el 1 de enero de 2015.

Por Baber Khan Sahel