6 de diciembre
Martes
Tormentas
22°
29°
Miércoles
Poco nublado con tormentas
23°
30°
Jueves
Tormentas
21°
27°
Viernes
Lluvioso
20°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
viernes 22 de julio de 2016, 01:00

El filtro de la ideología propietarista

“Última Hora de este sábado pasado señalaba que los presidentes de los principales gremios empresariales del país dieron una conferencia de prensa conjunta en la que expresaron su apoyo al fallo judicial que condenó a campesinos por la matanza de Curuguaty...”.

Al terminar la lectura me embargaron dos sentimiento fuertes: el primero, de una gran tristeza por esas afirmaciones; el segundo, de agradecimiento por tener por amigos a otros empresarios conscientes.

En este momento quiero detenerme en los primeros: en los señores Villasanti de la ARP, Felippo de la UIP, Berea de Copesa y Cristaldo de la UGP.

A estos señores no les es problema el que no se haya encontrado ninguna evidencia de culpabilidad en los campesinos, etc.

Creo que es pertinente preguntarse qué tratan de defender estos señores, cerrando filas sobre el tema Curuguaty con el resto de poderes fácticos que dominan el país... ¿Qué tratan de ocultar?

Aquí hay una cuestión crasa: vemos la realidad, los acontecimientos como con lentes, con filtros: y todos los tenemos... Pero no todos son iguales: Hay realmente filtros terribles, que impiden ver la exclusión y el sufrimiento humano, que nos hacen indiferentes ante el atropello y la injusticia que padecen los pobres.

En esta línea de pensamiento se coloca esta opinión de los presidentes de los gremios de empresarios, que se congratulan por el “castigo ejemplar” a los campesinos acusados de la masacre.

Es la ideología propietarista, que hace creer que, para los que pueden, la acumulación sin límites de bienes es algo racional y positivo.

Y el problema de esta mentalidad propietarista es su potencial destructor. Para los que la tienen, porque los convierte en adoradores del dios Mammón. Para los pobres porque les deshumaniza, al verse condenados a no tener ni lo mínimo para subsistir por habérseles arrebatado”.