5 de diciembre
Domingo
Parcialmente nublado
19°
31°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
sábado 5 de noviembre de 2016, 12:43

El expresidente salvadoreño Saca continuará en prisión tras la audiencia inicial

San Salvador, 5 nov (EFE).- El expresidente salvadoreño Elías Antonio Saca (2004-2009) y seis de sus colaboradores, acusados de delitos de corrupción, permanecerán en prisión a la espera de la siguiente fase del proceso que enfrentan, según la resolución de la audiencia inicial dada hoy por la jueza del caso, Nelly Pozas.

Pozas argumentó, durante la tercera y última jornada de la audiencia inicial, que la Fiscalía expuso "suficientes pruebas" que indican que los imputados, acusados de malversar 246 millones de dólares durante el mandato de Saca, "participaron en desvío de fondos".

Además la letrada ordenó el embargo de los bienes y cuentas de todos los imputados, detalló el Ministerio Público.

Por el momento se desconoce si los detenidos regresarán al calabozo de la División de Antinarcóticos (DAN) o permanecerán recluidos en otras instalaciones de la Policía.

Saca, sus exsecretarios Privado, de Comunicaciones y de Juventud, Elmer Charlaix, Julio Rank y César Funes, respectivamente, afrontan una audiencia inicial en el Juzgado Cuarto de Paz por los delitos de peculado, agrupaciones ilícitas y lavado de dinero cometidos al supuestamente malversar 246 millones de dólares.

A ellos se suman Pablo Gómez, Francisco Rodríguez Arteaga y Jorge Alberto Herrera, "colaboradores directos del expresidente Elías Antonio Saca", aún empleados de la Presidencia, todos capturados el pasado domingo.

Según el fiscal general de El Salvador, Douglas Meléndez, Saca y los implicados operaban una estructura al interior de la Presidencia que movió los 246 millones de dólares a 14 cuentas personales de los funcionarios Charlaix, Francisco Rodríguez y Pablo Gómez, de las que posteriormente retiraron 116 millones de dólares "en efectivo", de los que lavaron 6 millones.

De ser enviados a un juicio y ser declarados culpables, los acusados podrían recibir hasta las penas máximas de cárcel de 12 años por peculado, 18 años por agrupaciones ilícitas y 15 por el delito de lavado de dinero.

El expresidente llegó al Gobierno bajo la bandera del partido de derecha Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), de donde fue expulsado en 2010 para posteriormente formar el partido de centro derecha Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA), con el que se lanzó como candidato presidencial para el periodo (2014-2019).