16 de agosto
Miércoles
Mayormente nublado
13°
27°
Jueves
Despejado
16°
27°
Viernes
Parcialmente nublado
19°
28°
Sábado
Tormentas
16°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
domingo 7 de mayo de 2017, 10:16

El estudio del café, un valor agregado a la educación en Costa Rica

San José, 7 may (EFE).- El estudio general del cultivo e industrialización del café es un valor añadido a la educación de jóvenes de Costa Rica que, en muchos casos, puede suponer una salida laboral.

La profesora de Agroindustria del Colegio Técnico Profesional "José Daniel Flores" de Santa María de Dota, Marilyn Chacón, dijo a Efe que en su colegio existe la asignatura de "Industrialización del café" como una de las subáreas dentro de la especialidad de Agroindustria alimentaria con tecnología agrícola.

Santa María de Dota está situada en las montañas del centro de Costa Rica en la Zona de Los Santos, territorio agrícola dedicado durante muchos años al cultivo del café, producto en que se basa el 90 % de su economía y que se produce con una serie de cualidades que le hacen único, considerándose uno de los mejores del mundo.

"Es una maravillosa oportunidad para los jóvenes ya que tenemos aquí todo para aprender. Aquí se ama el café, se respira el café y se vive el café. Por ello, llegamos a un convenio con la cooperativa cafetera Coopedota para que el estudiante aprendiera lo que significa ser hijo de agricultor y seguir con la tradición. Con la tradición del café, cuidándolo y amándolo", añadió.

"Adecuamos esta enseñanza al currículum y la lección que ellos reciben están dentro de las horas lectivas. Lo más importante de todo esto es el valor agregado. Tienen su título medio y, además, su título de especialista, que es una manera de insertarse en el mundo laboral y tener una oportunidad mejor de poder trabajar", dijo Chacón.

Los alumnos, de entre 16 y 17 años, no solo estudian el cultivo, la recolección y el tratamiento industrial y comercial del café, sino que también practican el barismo especializándose en las preparaciones de los distintos tipos de bebidas que tienen al café como protagonista.

El Instituto del Café de Costa Rica ofrece un curso de introducción al barismo y otro de barismo avanzado, donde se expende un título otorgado por el propio instituto: certificado de Barista Café de Costa Rica.

El segundo curso, al que se pasa cuando se aprueba el de introducción, se compone de 80 horas de clases, donde se combina la exposición de charlas magistrales y la práctica supervisada en preparación de café espresso y preparación de la leche para la elaboración de bebidas tradicionales de cafetería.

Se fecha la llegada del café a América (Martinica) en 1720, con las primeras semillas de la especie Coffea arabica pero fue a finales del siglo XVIII cuando llegó a Costa Rica y fue a principios del siglo XIX cuando se cultivó de forma masiva en el Valle Central del país aprovechando el suelo volcánico y el clima. La primera exportación se realizó a Inglaterra en 1832.

El negocio del café promovió la construcción de infraestructuras, no sólo viales, sino sociales, como hospitales, hospicios, escuelas, el Servicio Nacional de Correos y hasta el Teatro Nacional de Costa Rica.

El sector cafetalero costarricense está conformado por 53.414 productores y es el tercer producto agrícola de exportación con 306,5 millones de dólares en 2016, por detrás de la piña (881 millones de dólares) y el banano (987,5 millones de dólares).

La cosecha de café de Costa Rica en la temporada 2015-2016 fue de 2.228.374 fanegas (sacos de 44,5 kilos) y para la de 2016-2017 todavía el gobierno no ha facilitado datos oficiales.

Miguel Ángel del Hoyo