24 de junio
Sábado
Parcialmente nublado
19°
28°
Domingo
Muy nublado
18°
28°
Lunes
Mayormente nublado
18°
27°
Martes
Muy nublado
18°
28°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
sábado 11 de febrero de 2017, 13:19

El este de Mosul sigue sufriendo ataques, pese a estar liberado del EI

Mosul (Irak), 11 feb (EFE).- El grupo terrorista Estado Islámico (EI) prosigue con los ataques en los barrios orientales y liberados de la ciudad septentrional de Mosul, que causan muertos y heridos entre los habitantes, y que impiden, por tanto, que la vida vuelva a la normalidad.

Un ataque con un dron del EI en el barrio oriental de Al Shurta, que dejó hoy un muerto durante la celebración de un funeral, y dos ataques suicidas ayer en dos distritos orientales, donde cuatro personas perecieron, evidencian que, pese a la liberación de esta parte de la ciudad por parte de las fuerzas de seguridad iraquíes, hay continuos fallos de seguridad, indicaron varias fuentes a Efe.

En este sentido, un activista residente en el este de Mosul, identificado como Husein al Yaburi, dijo a Efe que "las fuerzas de seguridad tienen que tomar medidas para acabar de manera definitiva con los terroristas y con el terrorismo, y esto se logrará después de expulsar a las familias de los yihadistas", que, según dijo, se encuentran todavía en el este de Mosul.

Otra de las medidas que planteó es "detener y tomar las medidas legales contra los que juraron lealtad al EI y contra aquellos a los que los yihadistas protegieron".

Señaló además que los radicales tienen "fuentes" que se encuentran en el eje oriental de la urbe iraquí, y que "hay que detener".

Igualmente, otro vecino del este de Mosul (la segunda ciudad más grande de Irak), Nashuan al Jazrayi, dijo a Efe que "todavía hay gente en nuestra zona que indican a los terroristas las informaciones que nosotros tenemos. Vamos a ir a buscarlos y atraparlos".

Aseguró que "el Gobierno iraquí y las fuerzas de seguridad asumen la responsabilidad de lo ocurrido, pues tienen que protegernos", y pidió además a las fuerzas iraquíes perseguir a los remanentes del EI en el lugar.

Por su parte, el jefe del Consejo de la provincia de Nínive, cuya capital es Mosul, Bachar al Kaiki, denunció a través de un comunicado que lo que ha acaecido en Mosul ha evidenciado que "los remanentes del Dáesh intentan devolver la muerte a las zonas liberadas y obstaculizar la vuelta a la vida en esas zonas".

En el texto, subrayó que el Gobierno local de Nínive, "gracias a los esfuerzos de las unidades armadas", sigue "sembrando la esperanza, ya que vamos a desafiar al terrorismo manifestado en todas sus formas".

Al Kaiki pidió a los habitantes de Mosul "cooperación y coordinación con los organismos de seguridad, y denunciar si sospechan de alguien que sea yihadista".

Asimismo, requirió a los organismos de seguridad que se coordinen también entre ellos con el fin de "concentrar los esfuerzos en la seguridad del interior de la ciudad", e instó al Gobernador de Nínive y a los miembros del Comité de Seguridad en el consejo de la región a "tomar las medidas necesarias para garantizar la seguridad" de los habitantes de Mosul.

Para el analista militar Amer al Yusef, lo que ocurrió en estos dos últimos días en el sector oriental "se esperaba porque los yihadistas odian a los habitantes de Mosul", y en declaraciones a Efe reconoció que "los fallos de seguridad eran previsibles".

La liberación de Mosul de los yihadistas no significa, según el experto, "el fin del terrorismo", y agregó que los radicales "pueden volver a través de muchas formas, aprovechando los disturbios y asesinatos, como ocurre en Bagdad".

Adujo que el terrorismo seguirá "habitando" en la urbe si las fuerzas de seguridad "no toman medidas drásticas" para perseguir a los radicales infiltrados entre los civiles.

Por otra parte, el Comité de Seguridad y de Defensa del Consejo iraquí de Diputados llamó a celebrar una reunión "urgente", tras los atentados perpetrados, con el objetivo de abordar y discutir estos fallos.

Uno de los miembros de este comité, llamado Adnan al Asadi, dijo en un comunicado que esos "errores" en materia de seguridad en la parte oriental "han suscitado preocupación", pero cree que van a terminar de "forma gradual", aunque "se necesita tiempo" para ello.

Las fuerzas iraquíes han desplegado en esta zona de Mosul unidades de policía secreta para realizar redadas y arrestar a los yihadistas sospechosos, aunque los vecinos han denunciado "detenciones aleatorias"

Por otro lado, las unidades de combate se están preparando para el asalto a la zona oeste de Mosul, aún dominada por el EI, después de haber completado, el pasado 24 de enero, la campaña para liberar la mitad este de la ciudad, en cuyo extremo nororiental aun quedan zonas bajo el control de los extremistas, según indicaron a Efe fuentes gubernamentales y militares.

Yáser Yunes