10 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Martes
Mayormente nublado
21°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 27 de septiembre de 2016, 09:06

El emisor admite otro año de recesión e inflación por encima de la meta en Brasil

Río de Janeiro, 27 sep (EFE).- El Banco Central de Brasil prevé que el país terminará este año con una contracción económica de 3,3 %, con lo que acumulará dos años consecutivos de crecimiento económico, y con una inflación de 7,3 %, con lo que superará la meta oficial por segundo año consecutivo.

Las previsiones figuran en el Informe Trimestral de Inflación del Banco Central, en el que el emisor revisó ligeramente las proyecciones que había hecho tres meses atrás, cuando esperaba una contracción igualmente de 3,3 % pero una inflación de 6,9 %.

Los pronósticos muestran que la mayor economía de América Latina continúa en uno de sus momentos más delicados en varias décadas pero que los indicadores de este año serán mejores que los del anterior.

Brasil terminó 2015 con una contracción económica de 3,8 %, su peor resultado en 25 años, y con una inflación de 10,67 %, la mayor en trece años.

El organismo emisor, además, proyecta una ligera recuperación para 2017, año en el que espera un crecimiento económico de 1,3 % y una inflación de 4,4 %.

Los pronósticos del Banco Central están próximos a los hechos la semana pasada por los economistas de un centenar de instituciones financieras consultados por el propio emisor.

Los analistas, según tal sondeo, esperan para este año una contracción de 3,14 % y una inflación de 7,25 %, y para 2017 un crecimiento de 1,30 % y una inflación de 5,07 %.

De confirmarse cualquiera de los pronósticos, en 2016 será la primera vez que la mayor economía de Suramérica, en grave recesión, encadenará dos años seguidos de crecimiento negativo desde la década de 1930.

Igualmente será la primera vez que la inflación superará por dos años consecutivos la meta impuesta por la autoridad monetaria.

El Banco Central se impuso tanto para 2015 como para este año una meta para la inflación de 4,50 %, con un margen de tolerancia de dos puntos porcentuales, lo que permite que el índice llegue a un máximo tolerado de 6,50 % anual.

De acuerdo con el informe divulgado este martes, la recesión de este año será provocada principalmente por la caída del consumo de los brasileños, que se ubicará en 4,4 % frente al 4,0 % previsto hace tres meses, ya que las inversiones no se desplomarán tanto como se creía.

El retroceso de la llamada Formación Bruta de Capital Fijo (inversión productiva) en 2016 será de 8,7 %, por debajo del 11,6 % previsto hace tres meses.

La recuperación del próximo año igualmente será impulsada por la inversión, que según los pronósticos del emisor crecerá 4,0 %, ya que el consumo de los brasileños tan sólo aumentará 0,8 %.

Según el Banco Central, estas previsiones son "consistentes con el escenario de recuperación de los indicadores de confianza y de la consolidación del ajuste fiscal en curso".

La primera medida anunciada por el nuevo presidente brasileño, Michel Temer, tras sustituir a la destituida Dilma Rousseff, fue un duro ajuste destinado a reducir el déficit y la deuda pública histórica, y a recuperar la confianza de empresas y consumidores.

Los últimos indicadores de confianza han mostrado que con la destitución definitiva de Rousseff y el fin de la incertidumbre política en Brasil, la confianza de inversores, empresarios y consumidores comenzó a reaccionar.

"Hay señales positivas en relación al envío y la votación (en el Congreso) de las reformas fiscales. Sin embargo, el proceso de tramitación aún está en el comienzo y la incertidumbre sobre su aprobación e implementación permanece", admitió el emisor.