9 de diciembre
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
27°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
31°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
lunes 28 de noviembre de 2016, 01:00

El día en que el Comandante le gastó una broma a Rodríguez

El hecho se produjo en los años 90. Fue una de las primeras reuniones de presidentes latinoamericanos del cual participó, el recién elegido presidente del Paraguay, general Andrés Rodríguez, luego de haber derrocado a su consuegro, el dictador Alfredo Stroessner.

Los presidentes caminaban juntos hacia uno de los centros de eventos, en medio de un mar de guardaspaldas y miembros de seguridad.

Rodríguez, de impecable traje azul y corbata. El único que desentonaba en el grupo con su vestimenta era el presidente cubano, Fidel Castro, quien iba con su uniforme verde militar, su gorra de comandante. El presidente paraguayo no quiso dejar pasar la oportunidad y alzando la voz se dirigió a Fidel.

¡Comandante…! ¿No le parece que ya es hora de sacarse el traje militar y ponerse un traje democrático, igual que nosotros?

Los demás mandatarios festejaron la exhortación de Rodríguez, palmeando al comandante. “Si, Fidel, ya es hora”. “¿Para cuándo...?”. Fidel simplemente sonrió y guardó silencio. Disminuyó los pasos y se fue quedando más atrás del grupo en que estaba Rodríguez.

Entonces, desde atrás, con su potente voz, Castro gritó:

–¡General...!

Del grupo que iba adelante, Andrés Rodríguez fue el único que se paró y volteó la mirada hacia atrás.

Fidel Castro, con una amplia sonrisa, abrió los brazos y le dijo: “Ya ve, general. Uno puede cambiarse de traje, pero sigue siendo el mismo. Por algo dicen que el hábito no hace al monje”.