10 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Martes
Mayormente nublado
21°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Interior
lunes 25 de julio de 2016, 01:00

El desorden sobresale en mercado de Villarrica

Por Juan Gayoso

VILLARRICA

El Mercado Nº 1 de Villarrica, Departamento del Guairá, se encuentra con muchos problemas desde hace bastante tiempo. Esa realidad fue corroborada por el actual presidente de la Junta Municipal villarriqueña, Alejandro Aguilera. El edil señaló que el principal inconveniente en ese sitio radica en el desorden imperante.

“Prácticamente las veredas no existen, por estar todas ocupadas por vendedores informales, y las calles solo permiten la circulación de un solo vehículo, debido a la invasión de esos ofertantes”, dijo Aguilera. Agregó que la misma infraestructura deja mucho que desear en las condiciones en que se encuentra hoy día.

El legislador guaireño también se quejó de los vendedores provenientes de otros distritos que ocupan media calzada de las arterias que circundan el centro comercial número uno. “Son productores que invaden prácticamente la zona en forma irregular”, acotó al respecto.

Aguilera sostuvo que la solución de los problemas del Mercado Nº 1 es cuestión de voluntad. “Solo hay que recorrer todo el predio del mercado y las calles adyacentes para saber qué se necesita hacer y posteriormente proceder como corresponde”, subrayó. Asimismo, manifestó que las autoridades comunales deben dialogar con los vendedores y comerciantes del lugar para ordenar el mercado, sin necesidad de recurrir a métodos autoritarios.

Todas las administraciones comunales que han estado de turno, sin excepción alguna, nunca han podido solucionar los inconvenientes que se presentan en ese centro de abastecimiento, principalmente el aspecto relacionado con los vendedores que ocupan las veredas y parte de las calles.

Se presume que la falta de toma de decisiones por parte de las autoridades obedece al temor del costo político que podría representar la adopción de disposiciones tendientes a corregir dichas irregularidades, o simplemente a la incapacidad de las personas que pasaron por la administración de la institución comunal.

El Mercado Nº 1 de Villarrica, que se encuentra asentado en el microcentro de la capital departamental del Guairá, desde hace varios años ofrece un aspecto sumamente negativo para propios y extraños. En consecuencia, la aglomeración de vendedores en forma desordenada genera numerosas dificultades en la circulación de peatones y vehículos.