30 de mayo
Miércoles
Lluvioso
19°
25°
Jueves
Lluvioso
17°
25°
Viernes
Cubierto
13°
24°
Sábado
Parcialmente nublado
10°
21°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
domingo 13 de noviembre de 2016, 07:08

El demonio "Krampus" se pasea por el Tirol listo para asustar a la gente

Serfaus (Austria), 13 nov (EFE).- El fantasmagórico y amenazante demonio Krampus, un personaje de la tradición pagana austríaca, se pasó este fin de semana por las calles de Serfaus, un poblado alpino al suroeste del Tirol, donde unas 3.000 personas asistieron anoche a una aterradora procesión.

El Krampus se caracteriza por tener el cuerpo peludo, grandes cuernos, ojos saltones, la boca llena de sangre y una larga lengua.

Todo esto, unido a los gritos y danzas salvajes con los que acompaña sus paseos, despierta los mayores miedo de aquellos que, ávidos de adrenalina, acuden a verlo.

El objetivo de este encuentro nocturno era reunir a 27 distintos grupos del Tirol austríaco aficionados al Krampus y compartir el entusiasmo por esta ancestral tradición, explicó hoy a Efe Georg Trenker, uno de los organizadores de la fiesta.

Con un espectáculo que duró más de dos horas, cientos de Krampus plantaron cara al frío tirolés -siete grados bajo cero- y sorprendieron al público con actuaciones con fuego, niebla y música de estilos muy variados, según presenció un camarógrafo de Epa, una agencia de fotos participada por Efe.

Según la tradición regional, la noche de los Krampus se celebra el 5 de diciembre, un día antes de que llegue San Nicolás, aunque a lo largo del mes de noviembre ya se vienen adelantando procesiones del demonio.

Mientras que San Nicolás es una figura benévola que trae regalos a los niños después de comprobar si se han portado bien durante el año, el Krampus, representa lo contrario y es quien regaña y castiga a los pequeños que han sido traviesos.

Serfaus, municipio alpino a 1.400 metros de altura, cercano a la frontera con Suiza, y con unos mil habitantes, vio anoche triplicada su población con los más de 2.000 turistas y curiosos que llegaron atraídos por el espectáculo de los temibles Krampus.

La gente joven juega un papel fundamental en este encuentro regional de Krampus, que este año celebró su novena edición, ya que detrás de los aterradores disfraces se esconden muchos de los más jóvenes del mismo pueblo.

Aunque según la tradición, los niños deberían temer a este demonio, lo cierto es que los más pequeños quieren enfundarse el traje de Krampus en el futuro y desfilar como lo hicieron anoche los más mayores, explicó Trenker.

La semana pasada se celebró en la vecina región de Salzburgo el primer encuentro de Krampus de la temporada.

Los amantes de estos demonios continuarán encontrándose en otros puntos de la geografía austríaca (en los estados de Tirol, Salzburgo, Estiria y Alta Austria) a lo largo de todo el mes de noviembre y comienzos de diciembre.