2 de diciembre
Viernes
Poco nublado con tormentas
22°
33°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
29°
Domingo
Mayormente despejado
20°
31°
Lunes
Mayormente despejado
24°
34°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 29 de septiembre de 2016, 16:12

El consejero de Wells Fargo renuncia a su compensación de 41 millones por escándalo

Washington, 29 sep (EFE).- El consejero delegado de Wells Fargo, John Stumpf, confirmó hoy en el Congreso que renunció a su compensación salarial prevista para este año, de 41 millones de dólares, como consecuencia del escándalo por la apertura de miles de cuentas falsas para cumplir con las metas marcadas por la entidad.

"Nos tomamos muy en serio esta investigación. Reconocemos que hemos realizado mal las cosas", aseguró el consejero delegado de Wells Fargo en una prolongada comparecencia ante los congresistas.

No obstante, recalcó que este comportamiento erróneo "apenas representa el 1 % de nuestros empleados" y apuntó al buen trabajo financiero de la entidad en su conjunto.

Stumpf, quien compareció la pasada semana ante el Senado, acudió hoy al Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes, ante el que afirmó que la entidad financiera había decidido detener su compensación para este año, valorada en 41 millones de dólares entre salario, bonos por resultados y acciones.

Por su parte, recalcó que Carrie Tolstedt, la ejecutiva encargada de la división que supervisaba estas cuentas falsas, había salido de la entidad un año antes de su retiro pautado, como parte del examen de conciencia de la entidad.

El legislador demócrata Michael Capuano calificó la actuación de Wells Fargo, el tercer banco por activos de EE.UU., de "indignante" y la equiparó a la de un reciente ladrón de una de sus sucursales bancarias.

Stumpf fue atacado tanto por congresistas demócratas como republicanos, quienes le reprocharon que parte de su compensación recibida en 2015, de 19 millones de dólares, fue como recompensa por el aumento en el número de clientes "en cuentas corrientes y pequeños negocios", muchas de las cuales luego se descubrió que eran falsas.

"Usted debe renunciar", señaló Gregory Meeks, legislador demócrata por Nueva York.

El escándalo saltó a la luz pública cuando se conoció que las autoridades federales y de la ciudad de Los Ángeles sancionaron con una multa de 185 millones de dólares al banco para cerrar este caso, así como 5 millones adicionales de compensación a los clientes afectados por las comisiones y cargos originados en cuentas que no habían solicitado.

El fraude fue revelado cuando Wells Fargo anunció el despido de 5.300 trabajadores durante la investigación acerca de la apertura de miles de cuentas bancarias falsas, sin solicitud de los clientes, que llevó a cabo su personal desde 2011 bajo la presión de cumplir con los objetivos marcados por la entidad.

La Oficina para la Protección Financiera del Consumidor señaló, citando un análisis de Wells Fargo, que se pudo haber abierto hasta 2 millones de cuentas sin el consentimiento de los clientes.

Stumpf insistió en que conoció la situación en 2013, años después de que comenzara, y comunicó los problemas al consejo de la entidad financiera en 2014.