9 de diciembre
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 23 de noviembre de 2016, 17:33

El Congreso argentino debate un proyecto de uso terapéutico de aceite de marihuana

Buenos Aires, 23 nov (EFE).- La Cámara de Diputados de Argentina aprobó hoy un proyecto que busca regular la importación y consumo del aceite de marihuana para su uso en pacientes con determinadas patologías, una iniciativa que pasará ahora al Senado para su debate y eventual aprobación definitiva como ley.

El texto, apoyado con 221 votos, fue impulsado por el oficialista frente Cambiemos y pretende regular la investigación médica y científica del uso medicinal del cannabis y sus derivados, pero no habilita el monocultivo, como reivindicaban algunos legisladores opositores y asociaciones de consumidores y de afectados por varias patologías.

"Lo que nosotras buscamos es que se apruebe el autocultivo, que es lo que hacemos", afirmó a Efe Valeria Salech, la presidenta de Mamá Cultiva en Argentina, quien agregó que la aprobación del cultivo "es la única forma de llegar democráticamente a esta medicina".

La propuesta por parte de diversas asociaciones pro cannábicas argentinas es que se autorice el cultivo libre con fines médicos para tratar a pacientes con patologías como la esclerosis múltiple o el cáncer.

La asociación Mamá Cultiva, que comenzó su actividad en Chile y ahora cuenta con una sede en Argentina, reclama la legalización del uso medicinal de esta planta y la protección de su cultivo, ya que como aseguró su presidenta, en el caso de un robo en sus hogares, "no pueden acudir a la policía".

Es así que la propuesta del Gobierno de regularizar el consumo de aceite de marihuana "no es suficiente" para estas madres de hijos con encefalopatías severas, que piden "poder cultivar" para evitar el beneficio de la comercialización de la planta en el mercado negro.

"Pedimos estar dentro de la ley, nos sentimos desplazadas", indicó Salech.

"Hace seis meses venimos caminando el Parlamento para que nos escuchen", explicó Pamela Vicente, una de las integrantes de Mamá Cultiva, y añadió que son "mamás que cultivan" y por ello pueden "ser penalizadas".

Una medida coherente para ellas será la investigación científica de este arbusto, así como la importación del aceite, pero buscan respuestas al estado de indefensión en el que se encuentran.

"(La aprobación de la ley) cambiaría que se empiece a investigar en Argentina, que se empiece a ver el cannabis de otra forma menos prejuiciosa y un poco más abierta, que haya científicos que hablen del tema... eso va a ser muy positivo", destacó Vicente, que remarcó que pese a esto, la ley no beneficia "en nada" a su asociación.

Por otro lado, otra de las asociaciones que luchan por la aprobación del uso de aceite de marihuana para tratar a personas con dolencias específicas es Cannabis Medicinal Argentina (Cameda), que va más allá del cultivo y defiende la investigación científica para llegar a la aceptación social de su utilización.

Su presidenta, Ana María García Nicora, es médica y su hija sufre epilepsia refractaria, y contó a Efe que lleva más de 24 años sin responder a la medicación.

Por ese motivo, García probó diferentes tratamientos para ayudarla en su enfermedad, hasta que encontró en la marihuana combinada con otros medicamentos antiepilépticos la solución que más alivió los dolores de su hija.

"Lo que esperamos es que haya una legislación que nos abarque a todos, en el caso de mi hija, ya está recibiendo cannabis y tiene un control de sus crisis en más de un 70 %" dijo la doctora y presidenta de Cameda, que agregó que su hija consume menos medicamentos antiepilépticos desde que los combina con la marihuana.

García aseguró que hay que ordenar "lo que una sociedad ha construido a base de una necesidad sanitaria insatisfecha" para así darle un "marco legal por lo que significa en la salud".

Países como Colombia, Chile y Uruguay ya cuentan con medidas que regulan el consumo de esta planta y ven en su uso una forma de medicina alternativa.

La sesión parlamentaria que prevé la aprobación del proyecto comprende también el debate de otras iniciativas como la nueva Ley de Tarjetas y otras sobre la transición de Gobierno, debates preelectorales obligatorios y régimen de ejecución de la pena.