28 de junio
Miércoles
Muy nublado
17°
27°
Jueves
Mayormente despejado
16°
25°
Viernes
Nublado
15°
23°
Sábado
Muy nublado
13°
23°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
domingo 18 de diciembre de 2016, 15:25

El Colegio Electoral prepara una tensa reunión para certificar la victoria de Trump

Washington, 18 dic (EFE).- El Colegio Electoral, el cónclave que elige al presidente estadounidense con base en los resultados por estado, se reúne mañana para certificar la victoria del republicano Donald Trump, que algunos quieren frustrar in extremis pidiendo a que los compromisarios cambien de opinión.

Aunque las sorpresas son improbables, ésta será la reunión del Colegio Electoral más tensa que se recuerda, con un grupo alineado con la candidata demócrata Hillary Clinton presionando a los representantes de Trump para que den la espalda al republicano, ganador de las elecciones del 8 de noviembre.

El sistema electoral estadounidense no garantiza la presidencia al vencedor con la mayoría de votos a nivel nacional, si no que adjudica hasta un total de 538 compromisarios equivalentes al número de legisladores federales por cada estado, lo que confiere más peso a estados con mayor número de habitantes, con California y Texas a la cabeza.

El Colegio Electoral tiene sus orígenes en los albores de la democracia estadounidense y responde al intento de separar al Congreso de la voluntad del voto popular para elegir al presidente, aunque la solución intermedia fue la creación del proceso por el cual 538 representantes estatales certifican la victoria electoral.

El cónclave nunca se ha opuesto al resultado de las elecciones y al hecho de que quien consigue un mínimo de 270 votos electorales se proclama presidente, pero sí ha ocurrido en hasta cinco ocasiones que el ganador del voto popular no se ha hecho con suficientes compromisarios del colegio electoral.

Y ha vuelto a ocurrir en estos comicios, en los que Clinton obtuvo cerca de tres millones de votos más que Trump, quien, no obstante, se impuso en los estados decisivos consiguiendo 306 votos electorales, que obligarían a una rebelión sin precedentes de sus 37 compromisarios.

Hasta la fecha solo uno de ellos, Chris Suprun, de Texas, ha dicho que no votará por Trump, mientras que un grupo de compromisarios de Clinton conocidos como los "Electores de Hamilton" (en honor Alexander Hamilton, quien ideó el sistema) ha prometido no votar por Clinton y apoyar a un republicano más moderado si un número suficiente de republicanos se les suma.

La estrategia tiene pocas opciones de prosperar. Las delegaciones de electores están compuestas generalmente por incondicionales de los candidatos, que en el caso republicano están unidos por su repulsa a una presidencia de Clinton y en la falta de consenso por una alternativa moderada republicana.

Además, un resultado probable de una rebelión es que nadie conseguiría el mínimo de 270 votos necesarios dejando en manos de un Congreso republicano la votación del presidente.

En toda la historia de la democracia estadounidense solo nueve electorales en distintas citas del Colegio Electoral han cambiado su voto o han votado en blanco y pese a las presiones es casi imposible una deserción en masa en el bando de Trump.

Un grupo de famosos de Hollywood realizó un vídeo esta semana para apoyar las demandas de los "Electores de Hamilton", quien dijo que el Colegio Electoral tenía como objetivo evitar que alguien sin las "cualificaciones requeridas" llegara a la Casa Blanca.

Personalidades como Martin Sheen, animan a los electores republicanos que no den se apoyo a un Trump "inestable", mientras que el jueves el jefe de campaña de Hillary Clinton, John Podesta, volvió a insistir que las agencias de inteligencia informen a los miembros del Colegio Electoral sobre la interferencia rusa en las elecciones.

Pese a que el propio presidente estadounidense, Barack Obama, ha reconocido que los ciberataques rusos no afectaron a los centros de votación o al escrutinio, apuntó directamente al Kremlin como el responsable de filtraciones de comunicaciones privadas del Partido Demócrata que afectaron durante la campaña a la imagen de Clinton y impulsaron las posibilidades de Trump.

Trump, que ya ha compuesto el grueso de su administración, seguirá la deliberaciones del Colegio Electoral (que comenzarán en Washington poco antes del mediodía) desde su retiro navideño en su resort de Mar-a-Lago en Palm Beach (Florida).

Su quietud en Twitter sobre el asunto del Colegio Electoral hace entrever que el presidente electo no tiene muchas dudas de que no habrá contratiempos y el próximo 20 de enero jurará el cargo y tomará las riendas de Estados Unidos.

Jairo Mejía