5 de diciembre
Domingo
Parcialmente nublado
19°
31°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
lunes 11 de julio de 2016, 19:31

El cine siempre ha ido por delante de la Justicia en el caso Colonia Dignidad

Santiago de Chile, 11 jul (EFE).- En 1985, el cineasta chileno Orlando Lübbert estrenó en Alemania "Die Kolonie", la primera película que mostró los horrores de Colonia Dignidad que martirizaban a 300 colonos alemanes y chilenos secuestrados por la DINA, la policía secreta de la dictadura militar.

Treinta años después, el director alemán Florian Gallenberger filmó "Colonia", una película basada en los hechos ocurridos en ese enclave alemán situado a 400 kilómetros al sur de Santiago donde durante 50 años el nazi Paul Schäefer esclavizó, violó y torturó a cientos de personas.

"Colonia", que tiene como protagonistas a Daniel Brühl y Emma Watson, ya fue exhibida en Alemania y Estados Unidos, y su estreno en Chile está previsto para el próximo 4 de agosto.

El cine siempre ha ido por delante de la Justicia en el caso Colonia Dignidad, donde la actuación de jueces y autoridades ha ido por detrás de la denuncia cultural.

La cinta de Lübbert estuvo censurada en Chile durante el régimen de Augusto Pinochet (1973-1990) y posteriormente nunca fue distribuida en este país, a pesar de que Televisión Nacional de Chile compró los derechos de la obra.

Finalmente el filme fue exhibido en Chile la semana pasada, en víspera de la visita de Estado al país que este martes iniciará el presidente de Alemania, Joachim Gauck, uno de cuyos objetivos principales es, precisamente, la recuperación de la memoria histórica.

"Es llamativo que los chilenos no hayamos podido ver públicamente la película de Lübbert, realizada por un cineasta de nuestro país y la primera en su género", dijo Evelyn Hevia, académica de la Facultad de Psicología de la Universidad Alberto Hurtado, institución que organizó la exhibición cinematográfica.

Tras el pase de "Die Kolonie", que tuvo lugar en el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, la universidad organizó un coloquio en el que víctimas chilenas y alemanas hablaron de la deuda que los estados de Chile y Alemania mantienen con ellos.

Entre quienes intervinieron en el debate estaban el abogado Winfried Hempel, representante de un centenar de colonos alemanes que como él conocieron los horrores de la secta liderada por Paul Schäefer; Efaín Vedder, ciudadano chileno secuestrado en la década de 1970, y el abogado Hernán Fernández, que en 2005 logró poner tras las rejas a Paul Schäefer.

También la cinta de Florian Gallenberger "Colonia" causó un gran impacto en Alemania, aunque a decir de Erika Tymm, una de las víctimas de la secta, "la película no refleja la realidad, (porque) la vida en Colonia Dignidad fue mucho más terrible y el sufrimiento es muy difícil de transmitir".

El filme causó tal revuelo que a finales de abril, el ministro de Asuntos Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, hizo un mea culpa en nombre del Estado alemán y pidió perdón por la actuación de sus diplomáticos, quienes durante años desoyeron las denuncias sobre los crímenes que se cometían en la Colonia Dignidad.

A continuación, el Gobierno alemán ordenó la apertura de los archivos relativos a la secta en la que durante décadas se violaron los derechos humanos y decenas de niños y adolescentes fueron secuestrados, abusados sexualmente y sometidos como esclavos,

Y en junio, la fiscalía de Krefeld (oeste de Alemania) pidió el ingreso en prisión del antiguo médico del enclave Harmut Hopp, quien huyó a Alemania después de que en 2011 fuera condenado en Chile a cinco años de cárcel por abuso sexual de menores.

Ese mismo mes, las autoridades alemanas enviaron a Chile a Dieter Lamlé, encargado para América Latina del Ministerio de Asuntos Exteriores, para visitar el lugar, rebautizado hoy como Villa Baviera, y entrevistarse con los excolonos.

Además de la denuncia expresada mediante el cine, los crímenes y violaciones a los derechos humanos han dado pie a querellas criminales, como la presentada este lunes por expresos prisioneros políticos y familiares de detenidos desaparecidos.

En la acción, impulsada por la Asociación por la Memoria y los Derechos Humanos Colonia Dignidad, se pide castigar a los responsables de las torturas y desapariciones de al menos 350 opositores a manos de agentes de policía secreta de Pinochet en colaboración con los jerarcas del enclave alemán.

Mañana, la delegación oficial que acompaña al presidente Joachim Gauck, a quien la presidenta Michelle Bachelet dará la bienvenida oficial a Chile contará con un integrante muy especial: el director Florian Gallenberger. Por fin el arte y la política buscan juntos recuperar la memoria y hacer justicia.

Manuel Fuentes