5 de diciembre
Lunes
Despejado
21°
34°
Martes
Mayormente nublado
22°
32°
Miércoles
Mayormente nublado con tormentas
23°
32°
Jueves
Lluvioso
21°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
viernes 23 de septiembre de 2016, 11:59

El cine latino pide sitio en San Sebastián y avanza posiciones con la juventud

San Sebastián (España), 23 sep (EFE).- El cine latino, que cada año avanza posiciones en el Festival de Sebastián, logró situar en la 64 edición a algunos de sus realizadores más potentes en las "grandes" secciones del certamen y en parrilla de salida a los más jóvenes, atrevidos y novatos con innovadoras y frescas propuestas.

Son la mayoría debutantes, o autores de segundo filme, quienes este año se juegan el prestigioso premio de Horizontes Latinos con la esperanza de ver pronto su película en una sala de cine.

Ese mismo mensaje de ilusión es el que transmitió el flamante Primer Premio Jaegger-Le Couture de Cine Latino, el mexicano Gael García Bernal, quien declaró su convicción de que "el cine es un acto de fe" al recoger su premio.

García Bernal, protagonista de "Neruda", de Pablo Larraín, que representará a Chile en los Óscar; el argentino Daniel Burman, con "El rey del Once", o el mexicano Amat Escalante, con su "La región salvaje", son algunos de los ejemplos de ese potente desembarco de brillantes realizadores, ya reconocidos en Cannes, Venecia o Berlín.

Y al otro lado, "La larga noche de Fernando Sanctis", ópera primera de los jóvenes argentinos Andrea Testa y Francisco Márquez que se proyectó hoy en Horizontes Latinos como cierre del festival en lo que se refiere a la películas a concurso en las diferentes secciones.

Basada en la novela homónima de Humberto Costantini, el filme aborda el espinoso tema de la falta de implicación de sectores de la sociedad argentina durante la dictadura militar y esboza esa mayoría silenciosa que miró hacia otro lado durante la represión.

La acción se desarrolla en Buenos Aires en 1977. Fernando Sanctis es un padre de familia que disfruta de un hogar feliz con su esposa y dos hijos pequeños y lleva una vida tranquila y rutinaria, pendiente de un ascenso en su trabajo que nunca llega, hasta que un día debe decidir si da un paso adelante para ayudar a alguien.

Porque al cine joven, si bien con aires muy diferentes, como lo demuestran "Jesús", del chileno Fernando Guzzoni, o "Rara", de Pepa San Martín, aún le quedan algunas páginas por cerrar.

Como explica a Efe Teresa Montoro, directora de "América hoy", el programa de cine más longevo de RNE-Radio Exterior, "la impunidad, la dictadura militar argentina, los desaparecidos y, como novedad, los refugiados y los desahucios" que marcan aún el hilo de las historias que mueven y conmueven, como muestras de heridas aún abiertas.

Montoro cita como ejemplo cintas como la venezolana "El Amparo"; la argentina "La idea de un lago", la brasileña "Hotel Cambridge", la cubana "Santa y Andrés" o la propia "La larga noche de Fernando Sanctis".

A estas películas se suman las chilenas "Aquí no ha pasado nada", de Alejandro Fernández Almendras, y "El cristo ciego", de Christopher Murray; las mexicanas "X Quinietos" y "La región salvaje", la boliviana "Viejo calavera" y la ecuatoriana "Alba".

Cineastas que buscan el impulso de los grandes festivales, como también el argentino Emiliano Torres que con su ópera prima, "El invierno", se coló directamente en la sección oficial.

Y en secciones paralelas de San Sebastián, en concreto en Culinary, más cine latino. El de los argentinos Gastón Duprat y Mariano Cohn con "Todo sobre el asado" y el del mexicano Roberto Nájera con "Baja Taste".

Mientras que en Nuevos Directores se pudieron ver los trabajos de los argentinos Moroco Colman ("Fin de semana") y Federico Godfrid ("Pinamar").

También producciones argentinas "La educación del rey", de Santiago Esteves, y "7:35 AM", de Javier Van de Couter, que se llevaron, respectivamente, los premios Cine en Construcción y del V Foro de Coproducción Europa-América Latina que ayudan a los jóvenes profesionales a terminar sus películas y difundirlas.

Por Mercedes Zabaleta y Alicia G. Arribas