4 de diciembre
Domingo
Parcialmente nublado
19°
31°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
viernes 29 de julio de 2016, 01:00

El celular de la víctima echa a un menor implicado en plagio exprés

Por Édgar Medina

MINGA PORÃ

Un menor de 17 años, identificado con las siglas A.L.V., fue capturado en la tarde de ayer como supuesto autor del secuestro exprés del capataz de un establecimiento Celeste Lopes de Matto (63), ocurrido en Minga Porã, Alto Paraná.

Los investigadores lo vincularon al caso, porque tenía en su poder el teléfono celular que fue robado a la víctima, precisamente en la noche que se registró el secuestro, además de otros elementos.

La captura se produjo en la calle Segunda Línea del distrito de Minga Porã, solamente a un kilómetro de la estancia, donde se realizó el secuestro, donde reside la familia del ahora aprehendido.

En poder del joven fue hallado un aparato telefónico de la marca Nokia, del tipo 106, sin chip, propiedad de Lopes de Matto, además de otro de la marca Samsung, J7, una pistola calibre 22 milímetros, cartuchos para la pistola y de escopeta calibre 12 y 20 milímetros, según los intervinientes. A la lista se suma una cuerda y mochila.

La fiscala Zunilda Ocampos sostuvo ayer que el menor podría ir hasta 7 años a prisión por el hecho, que para ella podría darse como caso cerrado, teniendo en cuenta que la víctima en todo momento relató que el autor del hecho era una sola persona.

Varios errores que el autor cometió mientras exigía el pago de un rescate a la esposa de la víctima sirvieron de pista para que agentes de Antisecuestro de la Policía Nacional llegaran a aprehender al joven ayer, alrededor de las 13.00 horas, según informó el subcomisario Mario Vallejos, jefe del grupo. El caso fue esclarecido en menos de 48 horas.

Los investigadores ya tenían en la mira a varios sospechosos, jóvenes que estarían vinculados a hechos delictivos y menores en la zona de Minga Porã. Pero, primeramente, los investigadores esperaban que el joven utilizara el teléfono robado para poder localizarlo.