11 de diciembre
Domingo
Mayormente nublado
20°
30°
Lunes
Parcialmente nublado
22°
32°
Martes
Parcialmente nublado
21°
32°
Miércoles
Mayormente despejado
17°
30°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 31 de agosto de 2016, 10:03

El burkini, rechazado en Occidente por islámico y en Oriente por transgresor

El Cairo, 31 ago (EFE).- El burkini, el "bañador islámico" que cubre totalmente el cuerpo de la mujer, dejando únicamente al aire la cara, los pies y las manos, se ha convertido desde su creación en blanco de las críticas tanto en países de Occidente como del mundo islámico.

La reciente polémica que estalló en Francia después de que la localidad de Villeneuve Loubet prohibiera esta prenda en sus playas, por considerarla entre otras cosas "un símbolo islámico dañino a la neutralidad de los espacios públicos", contrasta con la opinión de muchos clérigos musulmanes, que prohíben el burkini por considerar que contraviene los principios religiosos del islam.

Aunque el 26 de agosto, el Consejo de Estado de Francia anuló el decreto de prohibición emitido por la ciudad costera, tras considerarlo "una afrenta grave y manifiestamente ilegal contra las libertades fundamentales", la controversia no se ha detenido.

Desde el otro lado de la costa mediterránea, son muchos los creyentes musulmanes y expertos religiosos que consideran que el burkini contraviene las normas islámicas.

La profesora de jurisprudencia comparada de la Universidad egipcia de Al Azhar Fathia Hanafi dijo a Efe que el islam prohíbe que las mujeres se vistan con "ropa atractiva, estrecha y transparente o con cualquier prenda que muestre los detalles de su cuerpo", tal como ocurre con el burkini, especialmente cuando está mojado.

Para Hanafi, la polémica en torno al burkini tiene una base cultural y no religiosa porque, subraya, "el islam prohíbe que las mujeres vayan a playas mixtas".

Tradicionalmente, las mujeres conservadoras que decidían darse un chapuzón lo hacían vestidas con su ropa habitual de calle, una práctica que todavía se puede contemplar en numerosas playas y piscinas.

Conforme a las interpretaciones más rigoristas del islam ni hombres ni mujeres pueden acudir a estos lugares de ocio, ya que la mezcla de sexos y más aún la posibilidad de que puedan contemplarse unos a otros "semidesnudos", no está permitida.

No obstante, no todas las bañistas optan por esta prenda por motivos religiosos, como Lilya Badaui, una mujer de 39 años quien asegura que suele ponerse el burkini en algunas ocasiones, cuando va a nadar a la piscina o a la playa, por "pudor", según explicó a Efe.

"El año pasado, elegí ir a nadar en burkini por pudor, sobre todo. Había ganado mucho peso y, personalmente, me pareció que el traje de baño clásico no cubría suficiente mis curvas. Para mí fue una manera de protegerme de miradas indiscretas", precisó Badaui, que prefirió no ser identificada por su verdadero nombre.

Badaui, que se considera una musulmana moderada, aseguró que habitualmente no lleva velo.

"Pero puedo usar un burkini en la playa. Es una decisión que viene de mi propia percepción del cuerpo", agregó.

Según ella, lo hace por "la educación y los principios inculcados" por sus padres, como "la discreción, la modestia y evitar la provocación", cuestiones que, en su opinión, están más allá de los imperativos islámicos.

La creadora de esta prenda, la australiana de origen libanés, Aheda Zanetti, una musulmana amante de los deportes, ha defendido siempre el burkini como un traje para dar más libertad a las mujeres.

Una de las últimas polémicas desatadas en Egipto en torno a esta vestimenta de baño se registró recientemente en una urbanización turística de la península del Sinaí, después de que una mujer con burkini fuera expulsada de la piscina.

El caso está en los tribunales, después de que la bañista denunciara al presidente de la administración de la zona residencial, situada en la zona de Ras al Sadr, quien justificó su expulsión por "motivos de higiene", otra de las causas esgrimidas en su día por el ayuntamiento francés de Villeneuve Loubet.

Consultado por Efe, el vicejeque de la Mezquita de Al Azhar, la institución más prestigiosa del islam suní, Abás Shumán, restó importancia a la controversia y evitó valorar la cuestión o abordar el tema de manera directa.

Según Shumán, "hay que garantizar las libertades individuales, por un lado, y que las personas vistan lo que quieran, pero hay que respetar también la leyes en vigor".

El responsable religioso subrayó que Al Azhar decidió no intervenir en el debate creado sobre el burkini, para evitar avivar la polémica y debido a que considera que se trata de un asunto interno de Francia.

Por Mohamed Siali