9 de diciembre
Viernes
Lluvioso
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
27°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
31°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
sábado 20 de agosto de 2016, 10:57

El barco incendiado en San Juan será remolcado a puerto sin daños en el casco

San Juan, 20 ago (EFE).- El barco de pasajeros que se incendió el pasado miércoles a 5 kilómetros de San Juan será remolcado hoy a puerto tras comprobar especialistas que el casco y la estructura del crucero no sufren daños que puedan provocar un derrame de combustible.

La Guardia Costera informó a través de un comunicado que un equipo de buzos inspeccionó el casco del Caribbean Fantasy sin que se detectaran daños, por lo que durante el día comenzarán los trabajos de remolque de la embarcación.

Un equipo de extinción accedió previamente a la sala de máquinas, donde se comprobó que permanece activo un pequeño incendio que se espera se apague durante las próximas horas.

Los equipos no han detectado fugas de combustible, aunque hay preparadas barreras de contención preventivas en el caso de que sea necesario su uso durante el remolque del barco a puerto.

La nota triste en las últimas horas fue que los equipos de rescate encontraron muertos a dos perros que durante la evacuación no pudieron llevar a tierra sus dueños.

La complejidad de las operaciones ha hecho necesaria la formación de un comando unificado que agrupa a cerca de una decena de agencias locales y federales que actúan bajo la dirección de la Guardia Costera de Estados Unidos.

El Caribbean Fantasy, proveniente de República Dominicana, se incendió el miércoles a pocos kilómetros de atracar en San Juan por razones que todavía se desconocen, accidente que no provocó víctimas ni heridos de consideración.

Más de 500 personas fueron evacuadas durante la operación de rescate y atendidas en un hospital de campaña instalado en el Puerto de San Juan.

Las autoridades sanitarias puertorriqueñas informaron que las personas atendidas sufrían, principalmente, de mareos por inhalación de humo y crisis de ansiedad.