20 de agosto
Domingo
Parcialmente nublado con chubascos
21°
Lunes
Parcialmente nublado
21°
Martes
Despejado
17°
25°
Miércoles
Despejado
22°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 13 de abril de 2017, 01:12

El Banco Mundial mantiene su previsión de crecimiento para China: 6,5 % en 2017

Pekín, 12 abr (EFE).- El Banco Mundial (BM) aseguró hoy que mantiene su previsión de crecimiento del 6,5 % para China en 2017 y de ralentización moderada en los dos años siguientes en el marco del cambio de modelo económico de este país.

En la presentación del informe "Actualización económica de Asia Oriental-Pacífico", el economista jefe del BM para la región, Sudhir Shetty, mostró su convencimiento de que Pekín "conseguirá abordar los principales riesgos" que amenazan su economía.

En el informe se advierte del problema de la deuda corporativa en el gigante asiático, cuyas empresas, especialmente las estatales, cerraron 2016 debiendo el equivalente al 170 % del PIB, según datos de organismos internacionales.

La institución recomienda a Pekín que se enfrente a este problema mediante la reestructuración de las corporaciones estatales y recuerda la importancia de endurecer normativas sobre el sistema bancario paralelo y de abordar el creciente endeudamiento hipotecario en los hogares.

El BM predice que la economía china seguirá moderando su crecimiento hasta el 6,3 % de 2018 y 2019 gracias a las políticas gubernamentales contra el exceso de capacidad y la expansión del crédito.

Pese a esto, Shetty avisó de los riesgos que supondría para la región una "ralentización más brusca".

Las previsiones en el sector inmobiliario son de enfriamiento tras las restricciones legales en el mercado para evitar el estallido de una burbuja.

Por otra parte, se espera que las exportaciones aumenten de forma moderada tras dos años de caídas.

Asimismo, el estudio asegura que la apuesta del Gobierno por cambiar el modelo económico para que sea menos dependiente de su sector exterior y de las inversiones públicas, centrando su crecimiento en el consumo interno así como en la sostenibilidad, seguirá dando sus frutos a "velocidad gradual".

Sin embargo, resalta también los riesgos internacionales, como la incierta política comercial de China tras asumir Donald Trump la presidencia de Estados Unidos.