8 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Tormentas
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
viernes 22 de julio de 2016, 01:00

El avión francés que combatió por última vez hace 82 años en el Chaco

Ayer fueron presentados en el Congreso Nacional fragmentos del Potez 25 TOE, avión francés utilizado en la Guerra del Chaco y que fue derribado en 1934. Los restos se encontraron el 14 de julio pasado.

Era un día más de batalla en el cielo guaraní durante la Guerra del Chaco (1932-1935), cuando de repente caía el Potez 25 TOE serial 13, utilizado por la Fuerza Aérea Paraguaya, luego de un fuego cruzado con dos aviones de caza Curtiss Hawk (origen estadounidense), pilotados por bolivianos.

Ocurrió el 11 de diciembre de 1934, meses antes del alto el fuego entre Paraguay y Bolivia, donde el teniente segundo Arsenio Vaesken, piloto del Potez serial 13, debió emprender un aterrizaje de emergencia en un cañadón de la zona conocida como El Carmen, mientras la avioneta se incendiaba. Vaesken y su tripulante, el artillero Abelardo Bertoni, lograron sobrevivir.

Los fragmentos del Potez 25 TOE fueron presentados ayer en el Congreso Nacional, luego de que peones de una estancia encontraran los restos en Mariscal Estigarribia el pasado 14 de julio.

La exposición estuvo a cargo del senador Arnoldo Wiens, presidente de la Comisión Nacional de Puesta en Valor y Fomento de los Sitios Históricos de la Guerra del Chaco, y el vicepresidente, el coronel Roberto Olmedo. Las personas interesadas en observar el histórico hallazgo podrán hacerlo en los próximos 15 días que estarán exhibidos en el hall central del Parlamento.

En total llegaron al país 14 biplanos Potez 25 desde la presidencia de Eligio Ayala en 1924. Estas máquinas se convirtieron luego en la espina dorsal de la Fuerza Aérea Paraguaya, de acuerdo a los testimonios de los historiadores presentes en el Parlamento.

Homenaje. La hija del piloto Arsenio Vaesken, María Graciela Vaesken, recibió en la víspera la medalla Paz del Chaco, en tributo a su padre y al artillero Abelardo Bertoni, quienes sobrevivieron a la colisión y caminaron por al menos tres días por suelo chaqueño hasta ser rescatados.

"Tenía mucha sed, eso recuerdo que siempre me contaba cuando me sentaba en su regazo, caminó tres días luego de estrellarse en la guerra", relató con emoción su hija.

Entre los familiares estaba el nieto del militar Humberto Llamas Vaesken y el sobrino, el político Freddy Vaesken.

Se estima que las aeronaves de origen galo levantaron alrededor de 2.000 kilos de bombas en fortines bolivianos y en territorio local. El Potez pilotado por el teniente Vaesken participó en 15 de los 20 combates aéreos que se registraron durante la guerra.

Emblema. "El Potez es el avión que representa a la aviación paraguaya y fue uno de los determinantes de la victoria del Chaco, no como avión de guerra ni lanzando bombas, sino porque permitía ver e informar a los comandantes de los movimientos del otro frente. Permitió todas las operaciones exitosas que hizo el ejército nacional bajo el mando del general Estigarribia", aseguró Roberto Vera Vierci, del club de vuelo deportivo Yvytu, grupo que se contactó con la Comisión Nacional de Sitios Históricos luego del descubrimiento de los pedazos en la estancia del Norte. Indicó que sin un biplano similar las misiones hubiesen sido mucho más difíciles en cada batalla.

El club de vuelo deportivo Yvytu, que ya posee una réplica del Deperdussin pilotado por Silvio Pettirossi, cuenta con un proyecto para fabricar un artefacto similar al Potez, en homenaje a todos los pilotos del Chaco.