21 de agosto
Lunes
Parcialmente nublado
21°
Martes
Despejado
19°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Jueves
Parcialmente nublado
23°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
sábado 31 de diciembre de 2016, 01:00

El artista que pinta sueños en las paredes

Óscar Montanía, más conocido por su nombre artístico Oz Montanía, se ha convertido en uno de los más reconocidos “artistas urbanos” del Paraguay.

Pionero del llamado street art, también conocido como muralismo contemporáneo, es el principal referente de una nueva generación de pintores que han ido llenando las paredes y los muros de Asunción y de varias otras ciudades del Paraguay de grandes pinturas murales.

Pero el mayor logro de Oz, que lo llevó a ser seleccionado por los periodistas de ÚH como unos de los Protagonistas Destacados del 2016, es haber coordinado el gran festival de arte urbano que se realizó en Asunción en el mes de agosto con el nombre de Latidoamericano, convocando a artistas de varios países del continente a una intervención a gran escala, legando un total de 40 murales en diversos puntos del centro de la capital, obra de creadores paraguayos y extranjeros.

pionero. Oz descubrió lo que era un grafiti a los 11 años, cuando se juntaba con amigos del barrio que practicaban skate en una calle peatonal de Fernando de la Mora. Desde entonces, ha ido desplegando un arsenal de colores en murales de distintos lugares del país y del exterior, participando también en varios eventos internacionales.

“Tenemos un largo camino por recorrer, porque los otros países de la región tienen como 35 años de grafiti en sus ciudades y hay generaciones y generaciones de personas que pintaron antes; entonces, hay referentes. Acá, sin embargo, nosotros somos nuestros propios referentes. Todavía no hay una identidad clara”, dice Oz, en una entrevista con la revista Vida de Última Hora.

El artista reconoce que en su obra hay crítica social o política, pero también muchos sueños y fantasías,

“Hay demasiadas cosas que están mal en este país, pero tampoco podés embanderarte con todo”, admite el muralista urbano.