17 de octubre
Lunes
Mayormente despejado
10°
24°
Martes
Despejado
12°
27°
Miércoles
Despejado
18°
30°
Jueves
Parcialmente nublado
22°
34°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 15 de marzo de 2017, 22:30

El arresto domiciliario de un opositor boliviano no contará para el cómputo de su condena

La Paz, 15 mar (EFE).- La Justicia boliviana decidió no computar el periodo que pasó bajo detención domiciliaria el opositor Leopoldo Fernández en la sentencia de 15 años que le impuso al considerarlo autor intelectual de la muerte de 13 personas por un violento conflicto político ocurrido en 2008 en una localidad amazónica.

La determinación se conoció hoy durante la lectura completa de la sentencia emitida por el juzgado Sexto de Sentencia del Tribunal Departamental de La Paz y que había sido anticipada en una audiencia celebrada la semana pasada.

En declaraciones a Efe, el abogado de Fernández, Karlo Brito, sostuvo que se trata de una "decisión arbitraria" que va en contra de lo dispuesto por el Tribunal Constitucional, "que determina claramente que la detención domiciliaria se computa".

Anunció que este jueves presentarán un recurso para pedir aclaraciones al tribunal porque, según dijo, la sentencia "tiene varias imprecisiones" y una vez que obtengan respuesta se apelará la decisión judicial.

Por su parte, la abogada de las víctimas, Mary Carrasco, insistió en que la sentencia para Fernández, exgobernador de la región amazónica de Pando, fue "benigna", si bien resaltó que no se compute el periodo de su arresto domiciliario.

El caso se remonta al 11 de septiembre de 2008, cuando murieron nueve campesinos afines al presidente Evo Morales y dos funcionarios opositores de la gobernación, tras violentos enfrentamientos en la localidad de Porvenir, de los que el Gobierno culpa a Fernández.

En los días siguientes, en medio de operativos por restablecer el orden, también murieron un pastor evangélico y un soldado, con lo que la cifra de muertos por el conflicto subió a los 13 citados.

El Gobierno y la Fiscalía han sostenido que el entonces gobernador ordenó a funcionarios de la gobernación cavar zanjas para impedir el avance de una marcha de campesinos que se acercaba a la capital de Pando, Cobija, lo que provocó el violento enfrentamiento.

Por estos sucesos, Fernández fue detenido el 16 de septiembre de 2008, pasó cuatro años y cinco meses en prisión y en febrero de 2013 se benefició con el arresto domiciliario por razones de salud.

La Fiscalía y la abogada Carrasco denunciaron al opositor por los delitos de asesinato y terrorismo y pedían que se le condene a 30 años de prisión, pero el juzgado que llevó el caso le sentenció a 15 años tras determinar que fue "el autor mediato e intelectual" de los violentos hechos ocurridos" en septiembre de 2008 en Pando.

El exgobernador de oposición seguirá en arresto domiciliario, mientras su condena no sea definitiva en la Justicia, lo que puede tardar varios años en llegar si hay apelaciones.

Además, de Fernández fueron condenados los exfuncionarios Edwin Ventura y Herman Justiniano a 9 y 8 años de prisión, respectivamente, por complicidad en homicidio.

También fue sentenciado Marcelo Mejido a 5 años, por lesiones.

El presidente Morales opinó el fin de semana que la Justicia le perdonó a Fernández otros 15 años porque debió ser sentenciado también por "genocidio" y por alentar la "división de la patria", delitos que tienen como pena un máximo de 30 años de cárcel.

También sostuvo que el pueblo no puede olvidar que hubo un intento de "separatismo" en 2008, cuando líderes opositores como Fernández protagonizaron varios movimientos autonomistas de protesta contra su Gobierno.