10 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
31°
Domingo
Mayormente nublado
19°
30°
Lunes
Parcialmente nublado
22°
32°
Martes
Parcialmente nublado
21°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
viernes 22 de julio de 2016, 01:00

El 4,7% de adultos mayores sufren agresiones y maltratos

Agresión física, maltrato verbal, abuso, abandono y hasta coacción sexual sufre el 4,7% de la población de adultos mayores en el país, señaló el doctor Luis María Gini Cálcena, reconocido geriatra.

La situación de maltrato, abandono y enfermedades que afecta a los adultos mayores se debate en el marco del V Congreso Paraguayo de Gerontología y Geriatría, que tiene como lema “Humanizando la vejez”. El evento se inició ayer en el Hotel Excelsior y prosigue hasta mañana, organizado por la Sociedad Paraguaya de Gerontología y Geriatría.

Teniendo en cuenta la situación de maltrato de la que son víctimas los ancianos, el doctor Gini señaló que desde la Sociedad Paraguaya de Gerontología trabajan para que el Ministerio Público cuente con una dependencia y fiscales asignados que den atención prioritaria a las denuncias de agravio a los adultos mayores.

HUELLAS DEL MALTRATO. “Así como hay fiscales para la niñez, queremos que haya fiscales para los adultos mayores que puedan intervenir y estén pendientes a los llamados a la policía. Porque muchas veces, hasta ahora, los adultos mayores o los vecinos denuncian y la policía no hace caso”, dijo. Los profesionales de la salud reciben constantemente capacitación para detectar casos de presunto maltrato en los servicios de urgencias, indicó.

“En los servicios de urgencias llegan los adultos mayores y hay que saber detectar si son maltratados o abusados. Por la forma, los pelos que se caen, la posición que toman, la forma de hablar, la manera de sentarse, hacer un análisis más meticuloso para encontrar la huella del maltrato”, explicó.

Golpes, apaleamiento, tirarle al suelo son solo algunos de los abusos que sufren los ancianos desde el entorno familiar. “Se cayó”, es la excusa más común para pasar por alto el agravio.

La dependencia del adulto mayor es clave para una buena calidad de vida. “Es importante saber que los viejos no son una carga, no son escorias y no son enfermos. Es un ser vivo, que primero no se murió, es un ser sociable que tiene una vida de experiencia que son valores que no se deben de perder solo por ser viejos”, señaló. El abandono es otra cruda realidad que sufren los mayores de 60 años, el cual representa una cifra estadística del 1,7%.