11 de diciembre
Domingo
Mayormente nublado
20°
30°
Lunes
Parcialmente nublado
22°
32°
Martes
Parcialmente nublado
21°
32°
Miércoles
Mayormente despejado
17°
30°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
martes 2 de agosto de 2016, 02:00

El 1 de agosto regó con 700 litros de carrulim el Paseo de los Yuyos

Con celebración popular, se recordó el Día del Pohã Ñana con la tradicional bebida. Mucha gente fue hasta el Mercado 4 para adquirir el brebaje. Para el 2017 van por un nuevo récord: vender 1.000 litros.

La mañana invitaba a sumarse a la alegría con su radiante sol. Pero desde el micro, los autos, la calle, los rostros de quienes pasaban por el Mercado decían otra cosa: Había que trabajar. Sin embargo, eso no detuvo que el jolgorio se desatara en pleno lunes en El Paseo de los Yuyos. No precisamente por efecto del carrulim, sino por la música y el baile que se sumaron para celebrar por segundo año el Día Nacional del Pohã Ñana, establecido desde el año pasado por un decreto del Poder Ejecutivo.

En El Paseo de los Yuyos, 50 familias se pusieron como meta juntar toda su producción para superar el récord del año pasado: Vender 500 litros de carrulim.

"La gente se prestó y superamos las expectativas, llegamos a los 700 litros. El año que viene la meta es alcanzar los 1.000. Con esto se puede ver que el paraguayo no está perdiendo su cultura. También vinieron a degustarlo extranjeros", contó Javier Torres, uno de los organizadores de la jornada.

Javier pertenece a la tercera generación de una familia que hace décadas está en el paseo. "Mi abuela es una de las fundadoras de este lugar", revela Javier, quien además fue uno de los impulsores para que el sitio sea declarado de interés turístico. Mientras de fondo sonaban los vientos de la agrupación musical de la Armada Nacional y las bailarinas danzaban cual palomas lanzadas al límpido cielo azul, algunos automovilistas paraban para comprar su botellita con el brebaje a G. 5.000 y G. 10.000. Otros lo hacían a pie y muchos, desde los ómnibus, miraban con curiosidad y cierto regocijo el espectáculo montado en la esquina de Pettirossi y República Francesa.

Desmitificando. Al igual que Torres y otros vendedores, Andrea Amarilla explicó que el agosto poty, uno de los habituales y controvertidos ingredientes del carrulim, no resulta peligroso en pocas dosis. "Solo dos o tres florcitas, nada más", explica. Torres adelanta que para el próximo año tiene pensado realizar una cadena nacional de carrulim a nivel país. "Contra toda la mala onda y todo lo que pasa en el país. Vamos a hacer carrulim contra la corrupción", expresó entre risas y con determinación.