4 de diciembre
Domingo
Parcialmente nublado
19°
31°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
domingo 10 de julio de 2016, 13:23

Egipto impulsa mediación con la visita del ministro de Exteriores a Israel

Jerusalén, 10 jul (EFE).- Egipto impulsó hoy sus esfuerzos de mediación entre israelíes y palestinos con la inusual visita a Jerusalén de Sameh Shoukry, ministro de Exteriores egipcio, la primera visita de esta cartera en Israel en nueve años.

"Mi visita hoy a Israel es una continuación del sentido de responsabilidad egipcia por la paz en Egipto y para todos los pueblos de la región, en particular los pueblos palestino e israelí, que han sufrido durante décadas por la perpetuación del conflicto que les enfrenta", dijo en una comparecencia junto al primer ministro Benjamín Netanyahu.

Esta visita histórica es la primera de un jefe de la diplomacia egipcia a Jerusalén desde 2007 y es, según Netanyahu, reflejo de las buenas relaciones que unen a los dos países en los últimos años.

Ahmed Aboul Ghiet fue el último que visitó el país, por entonces ministro de Exteriores y desde el uno de julio secretario general de la Liga Árabe.

"Demuestra un cambio en las relaciones (bilaterales)", señaló esta mañana al anunciar la visita del ministro de Exteriores egipcio durante la reunión semanal con su Consejo de Ministros.

Egipto e Israel establecieron relaciones diplomáticas después de la firma del tratado de paz de 1979 y, aunque sus relaciones bilaterales han sufrido numerosos altibajos, la llegada de al-Sisi al poder hace tres años ha dado un gran giro.

Las necesidades de seguridad de ambos países, la amenaza del yihadismo y las sensibilidades regionales frente a un Irán nuclear están entre las principales razones de su acercamiento.

"La realidad en Oriente Medio se está volviendo cada vez más y más peligrosa. El fenómeno del terrorismo sigue floreciendo y expandiéndose en la periferia, representando una amenaza existencial para todos los pueblos de la región y el mundo entero", explicó Shoukry.

Señaló que una paz entre israelíes y palestinos tendría "un impacto inmenso y positivo sobre toda la situación en Oriente Medio".

La visita responde en este sentido a un anuncio el pasado 17 de mayo por el presidente egipcio de actuar con determinación para mediar entre israelíes y palestinos para hallar una solución permanente al conflicto.

Hoy, en Jerusalén, Shoukry reiteró el mensaje presidencial acerca de que Egipto es "seria" en sus esfuerzos mediadores, y recordó la visita que él mismo hizo a Ramala el pasado 29 de junio con el mismo objetivo.

Se trata de una iniciativa paralela con la que Francia trata de sacar adelante desde principios de 2015, en su caso en un entorno internacional más amplio, un apoyo a negociaciones directas entre las dos partes.

Israel, que ha mostrado sus reticencias a los esfuerzos franceses porque supondría a su juicio una internacionalización del conflicto, ha acogido sin embargo la egipcia.

"Doy la bienvenida a la propuesta de Al-Sisi para una iniciativa encabezada por Egipto con el fin de alcanzar la paz con los palestinos y en la región", afirmó Netanyahu al instar a los palestinos a "seguir el camino de Egipto y Jordania", los dos únicos países del mundo árabe que han firmado la paz con Israel.

Para Netanyahu la solución pasa solo por negociaciones directas, "la única vía para resolver nuestras diferencias y alcanzar la visión de una paz basada en la solución de dos estados para dos pueblos".

En ese sentido, Shoukry insistió en que la solución debe "cumplir el sueño de la creación de un Estado palestino independiente y la paz y la seguridad para Israel" y debe consistir en una solución "justa" que respete los "derechos legítimos" y tenga en cuenta el "deseo de vivir en paz en dos estados soberanos".

Alertó que el statu quo no es ya un opción ni para palestinos ni para israelíes, no desde que la zona se viera sumida nuevamente en una ola de violencia como la que comenzó en octubre.

"Desgraciadamente la situación actual no es estable y no se puede prolongar más, y no responde a las esperanzas y aspiraciones de ninguno de los dos pueblos, ni de los pueblos de la región ni del mundo", aseguró.

La reunión entre ambos mandatarios se prolongó cerca de dos horas y ambos tenían previsto volver a encontrarse por la noche en la residencia del primer ministro.