3 de diciembre
Sábado
Nublado con chubascos
21°
29°
Domingo
Mayormente despejado
20°
31°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Edición Impresa
sábado 30 de julio de 2016, 01:00

Ediles sanlorenzanos van a contramano con el progreso

Dejando de lado el principio constitucional de que el interés general está por encima del beneficio particular, los concejales municipales de San Lorenzo casi privan a quienes les votaron de un servicio esencial para su calidad de vida: el Metrobús. Todas las evidencias indican que han traicionado la voluntad de sus conciudadanos electores, quienes aspiran a contar con un medio de transporte más digno para trasladarse de un lugar a otro, porque las comisiones vecinales sanlorenzanas sí están de acuerdo con el proyecto del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC). Esos políticos insensibles al progreso pueden condenar así a su comunidad a la postergación y a la pobreza.

La falta de visión, la mentalidad retrógrada y, en suma, la irracionalidad de los concejales municipales de San Lorenzo son las que pueden condenar a los sanlorenzanos, que diariamente utilizan el transporte colectivo, a seguir padeciendo el viacrucis del pésimo servicio de los ómnibus de pasajeros.

La actitud de los ediles es censurable, desde todo punto de vista, no solamente porque privan a sus conciudadanos del futuro uso de un medio que va a mejorar las condiciones del transporte de personas, sino porque en todo momento se han opuesto al proyecto del MOPC.

La primera evidencia de ello fue el pedido de cambio del itinerario previsto en el proyecto original.

El otro componente de ese comportamiento cuestionable es que han dejado correr el tiempo hasta último momento, cuando ya la obra está en marcha, para oponerse a un bien público de gran trascendencia social.

De haber expresado en su hora debida esa determinación, el MOPC hace rato hubiera adoptado la determinación que está ahora vigente.

Los que componen la Junta Municipal de San Lorenzo no pueden exculparse ahora al pedir, a cambio de aceptar que el Metrobús sirva a esa comunidad, obras de infraestructura en compensación. Esa propuesta, en este momento, suena más a un chantaje.

De que esos concejales han salido en contra de la voluntad de la mayoría lo refleja la postura a favor del Metrobús asumida por la Coordinadora de Comisiones Vecinales sanlorenzana, que señala que la oposición de 200 frentistas no puede abortar un beneficio para miles de usuarios del transporte público.

Esa posición está en concordancia con lo que manda la Constitución, en su artículo 128, al hablar de la primacía del interés general por encima de los propósitos de una minoría.

La negativa del Legislativo de San Lorenzo es mucho más grave de lo que aparenta si se considera que esa ciudad, en el área metropolitana de Asunción, es el paso obligado de los que transitan por las rutas 1 y 2, y se suma a la circulación de rodados de su propio parque automotor, como a la que proviene de los municipios aledaños.

Es una pena que el Municipio de San Lorenzo tenga autoridades de visión tan mezquina, que carecen de la suficiente lucidez para salir a favor de los intereses de la mayoría.

Los concejales, como supuestos representantes de la ciudadanía, deben ser conscientes de que al beneficiar a unos pocos comerciantes perjudican a un gran segmento de la población, que seguirá condenada a padecer el pésimo servicio de los buses de pasajeros.