20 de agosto
Domingo
Parcialmente nublado
21°
Lunes
Parcialmente nublado
21°
Martes
Despejado
17°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
domingo 2 de abril de 2017, 01:00

Ecuatorianos divididos entre el cambio o continuidad eligen a sucesor de Correa

REUTER

QUITO-ECUADOR

Los ecuatorianos definirán hoy domingo, en un reñido balotaje, si continúan con el modelo socialista instaurado hace una década por el saliente mandatario Rafael Correa o giran hacia el libre mercado para revitalizar la economía del pequeño país petrolero.

El candidato oficialista, Lenín Moreno, llega a la segunda vuelta con una apretada ventaja en la intención de voto sobre su rival, el opositor Guillermo Lasso, según los últimos sondeos.

Aunque Moreno logró una ventaja de poco más de 10 puntos porcentuales en la primera vuelta de febrero, en el último mes los sondeos han mostrado cifras dispares, lo que ha llevado al oficialismo a acusar a las encuestadoras de manipular su información para beneficiar al candidato opositor. Como se espera una brecha tan pequeña, las autoridades electorales aclararon que el resultado final podría demorar al menos un par de días en ser divulgado. Ambos bandos amenazaron con marchas y protestas si el final queda abierto.

Moreno, un administrador de 64 años que se moviliza en silla de ruedas, ha centrado su campaña en los sectores pobres del país, férreos defensores del modelo socialista de Correa, y a quienes les ha ofrecido aumentar la ayuda económica estatal. Pero el empresario turístico, que saltó a la palestra cuando fue vicepresidente de Correa entre el 2007 y el 2013, ha buscado tomar distancia del estilo confrontacional de su mentor político. “Mi propuesta es clara: queremos un Ecuador unido con trabajo y oportunidades, donde todos nos sintamos incluidos. Hoy domingo no solo vamos a elegir un presidente, vamos a elegir el futuro de nuestras familias”, dijo Moreno en un mitin de cierre de campaña.

Pero el deterioro de la economía, el aumento del desempleo y las denuncias de corrupción que salpican a funcionarios del Gobierno fueron un lastre para Moreno en la primera vuelta, permitiendo a la oposición seducir a los descontentos con el modelo y ganar una oportunidad de llegar al Palacio de Carondelet.

“Si gana el candidato del Gobierno seguiremos igual: sin empleo y con muchos impuestos. Necesitamos nuevas ideas y propuestas, un cambio que solo puede generarlo Lasso”, dijo Silvia Orozco, una asistente de contabilidad de 38 años, que trabaja en una pequeña empresa privada en Guayaquil.

Lasso, ex presidente del Banco de Guayaquil, uno de los más grandes del país, logró aglutinar los votos del resto de los candidatos opositores que fueron sus rivales en la primera vuelta, lo que le permitió acortar la distancia de poco más de un millón de votos que lo separó de Moreno en febrero.

El banquero de 61 años, que busca la silla presidencial por segunda vez, logró avanzar en las preferencias pese a que fue blanco de ataques del Gobierno por su vínculo con la crisis financiera de 1999, que obligó a miles de sus compatriotas a emigrar en busca de mejores oportunidades.