10 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Martes
Mayormente nublado
21°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
lunes 15 de agosto de 2016, 03:34

Ducati se reencuentra con la victoria cuando el interés está en otro punto

Spielberg (Austria), 15 ago (EFE).- El fabricante italiano Ducati se reencontró con la victoria, con el doblete de sus pilotos oficiales, en el Gran Premio de Austria que ayer se disputó en el circuito Red Bull de Spielberg, en donde todos los focos de interés estaban centrados en la actuación de Jorge Lorenzo, Valentino Rossi y Marc Márquez.

El fuerte golpe que sufrió durante los terceros entrenamientos libres Marc Márquez con su Repsol Honda RC 213 V, aunque al final se saldó sin consecuencias físicas de consideración, hizo sembrar alguna pequeña duda en cuanto a su rendimiento, pero el "gato" Márquez, como le catalogó Jorge Lorenzo, supo "nadar y guardar la ropa" para ceder el menor número de puntos posible.

Una cuestión sí quedó clara y es que tal y como se presuponía, las Ducati fueron muy superiores en el magnífico trazado propiedad de las bebidas energéticas Red Bull, en el que entrenaron tras la carrera de Alemania, además de vetar a Honda para que no lo hiciese y no se sabe muy bien si por esa razón o por cuestiones estrictamente técnicas, al final acertaron.

La proximidad de las Yamaha al final del gran premio quizás confiera algo más de validez al veto que a las cuestiones técnicas, pero con ocho carreras todavía por delante en realidad apenas se han producido cambios en la clasificación provisional del mundial tras Austria pues Lorenzo sólo pudo restar cinco puntos a Márquez y Rossi escasamente dos.

En realidad ese fue el centro de atención de la carrera, pues a la casi certera victoria de alguna Ducati sólo se podía emparejar los puntos que serían capaces de restar Lorenzo y Rossi a un magullado Marc Márquez, pero todo se quedó prácticamente como estaba, por lo que quizás el auténtico ganador en Austria fue el piloto de Repsol Honda.

Bueno, el piloto de Repsol Honda y Johann Zarco y Joan Mir.

El francés porque con su quinta victoria y la tercera plaza de su rival Alex Rins abre aún más la brecha en la pelea por el título de Moto2 y lo hace con otra actuación solvente y casi contundente, pues supo esperar el momento preciso para asestar el golpe definitivo a todos sus rivales.

En cuanto al español Joan Mir, por conseguir en su primera temporada completa en el campeonato del mundo su primera victoria en el mundial de Moto3 y eso después de ser además el más rápido de entrenamientos, aunque fuese por ello criticado.

No muchos dieron el valor que tenía a la primera posición de Mir en los entrenamientos, quizás por el hecho de que la había logrado tras el líder del mundial, Brad Binder, pero lo cierto es que en carrera supo estar en todo momento en el sitio y cuando llegó el momento atacó como el más avezado de la categoría y nadie pudo contrarrestarlo.

Una victoria siempre resulta un acicate, máxime para un joven que de esa manera quiso recordar al fallecido Luis Salom y que, seguro, mirará ya de otra manera en lo que queda de competición al resto de rivales.

Juan Antonio Lladós