22 de agosto
Martes
Despejado
19°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Jueves
Parcialmente nublado
23°
35°
Viernes
Despejado
22°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 28 de marzo de 2017, 09:01

Dos soldados muertos en un ataque islamista en Libia

Al menos dos soldados del Ejército libio leal al mariscal Jalifa Hafter, hombre fuerte del este del país, murieron anoche en el extrarradio de la ciudad oriental de Derna al explotar una mina colocada por milicias aliadas al antiguo gobierno islamista de Trípoli, informó una fuente de seguridad.
EFE

Según las fuentes, el artefacto estalló al paso de un convoy por la localidad de Uadi Bu Aldahak, próxima a la frontera de Egipto y situada al este de Derna, uno de los principales bastiones de los grupos yihadistas en Libia.

El ataque se ha producido cinco días después de que la aviación bajo el control de Hafter bombardeara diversas posiciones y edificios en la localidad de Al Fatyah, en el extrarradio de Derna y en medio de una ofensiva para tratar de recuperar el control de la ciudad.

El viernes, pocas horas antes de ese bombardeo, este llamado Ejército Nacional Libio (LNA, en sus siglas en inglés) pidió a los civiles que abandonara la ciudad, bajo control de los grupos islamistas "Majlis al Shura" y "Muyahidín de Derna", aliados del antiguo gobierno en Trípoli, considerado rebelde desde 2014.

"Los militares pretendían cruzar el eje de Dohr al Hamra (situado a 70 kilómetros al sur de Derna), sin embargo, fueron repelidos por los milicianos", precisó la fuente, que prefirió no ser identificada.

Libia es un estado fallido, víctima del caos y la guerra civil, desde que en 2011 la OTAN contribuyera a la victoria de los rebeldes sobre la dictadura de Muamar al Gadafi.

Seis años después, dos gobiernos se disputan el poder, uno en el oeste sostenido por la ONU y otro en el este bajo liderazgo del mariscal Hafter, un exmiembro de la cúpula militar que aupó a Gadafi y que años después, reclutado por la CIA, se convirtió en su principal opositor desde el exilio en EEUU.

A ellos se suma la poderosa ciudad-estado de Misrata, principal puerto comercial del país, y decenas de grupos armados que todo tipo que cambian a menudo de alianzas.

La situación ha favorecido el desarrollo de mafias dedicadas tanto al contrabando de petróleo como de armas, drogas e incluso de personas.

También de grupos yihadistas y salafistas vinculados tanto al grupo takfirí Estado Islámico como a la Organización de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) y los tunecinos de Ansar al Sharia, que se extienden por todo el país.