8 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Tormentas
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
sábado 12 de noviembre de 2016, 01:00

Donald Trump, ¿un Silvio Berlusconi estadounidense?

Dos multimillonarios, mujeriegos, sin experiencia política antes de acceder al poder: vistos desde Italia, los perfiles de Donald Trump y Silvio Berlusconi presentan muchas similitudes, pero con matices.

“Ya vimos a un Donald Trump. Se llamaba Silvio Berlusconi”, escribió hace unos días el historiador británico John Foot en las columnas del diario The Guardian.

En su artículo, este especialista de la historia italiana pasó en revista los puntos comunes entre el nuevo presidente de EEUU, de 70 años de edad, y el ex jefe de Gobierno italiano, diez años mayor. Ambos hicieron fortuna en los negocios, que ambos tuvieron problemas con la administración fiscal –una condena por fraude, en 2013, terminó con la carrera de Berlusconi– y que fueron protagonistas de escándalos relacionados con las mujeres.

Algunos observadores subrayan también su cercanía con el presidente ruso, Vladimir Putin. “Son patrones de imperios inmobiliarios o mediáticos que piensan que un país puede ser dirigido como una empresa”, dijo a la AFP el universitario italiano Michele Sorice, profesor de comunicación política.

Los electores los siguieron al considerar que en ambos casos una personalidad del mundo de negocios, fuera del establecimiento político, es la única capaz de recuperar al país, frente a una clase política corrompida en Italia, o “desconectada de la realidad” en Estados Unidos.

“Ambos también son populistas que se dicen del lado del pueblo y contra una élite compuesta de intelectuales y periodistas, estrategia que hizo posible a Silvio Berlusconi acceder por primera vez a la presidencia del consejo italiano, en 1994”, agregó .

Para la revista The Economist, Silvio Berlusconi como Donald Trump “se benefició de importantes apoyos de la extrema derecha provenientes del ex partido neofascista y de la Liga del Norte, movimiento inicialmente moderado pero que se volvió xenófobo y proteccionista a partir de los años de 1990”.