11 de diciembre
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Parcialmente nublado
22°
32°
Martes
Parcialmente nublado
21°
32°
Miércoles
Mayormente despejado
17°
30°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Nacional
lunes 28 de noviembre de 2016, 12:28

Don Cecilio, el hombre que nació para ser músico

Una oscura noche del 23 de noviembre de 1.947 don Cecilio Aguiar veía la luz e iniciaba la historia de un gran músico. Nació un día después de la conmemoración de Santa Cecilia, patrona de los músicos. Luque es la cuna de nacimiento de quién hoy se torna el personaje principal en esta narrativa.
Vanessa Rodríguez | Misiones

En 1971, don Cecilio compró por G. 5.000 un contrabajo de segunda mano en su pueblo y de inmediato integró un grupo musical que tenían sus primos en Santa Rosa Misiones. Llevando serenatas con sus colegas conoció a Eladia Erna Romero, con quien se casó y tuvo 12 hijos: 8 varones y 4 mujeres. Los mantuvo con su trabajo en la chacra y con la música los fines de semana.

A pesar de que la tecnología incursionó fuertemente dentro de lo que es la música, haciendo compactos instrumentos musicales como el bajo electrónico, las baterías y otros instrumentos, Cecilio, desde que adquirió su contrabajo y sin adecuarse a los cambios tecnológicos, logró marcar un diferencia con el mismo instrumento.

"Se le nota el paso de los años, pero el sonido es siempre nítido y maravilloso", explicó su hijo Daniel Aguiar, también músico. El joven recordó una anécdota sobre el momento en que viajaron a Buenos Aires. En las terminales de ómnibus la gente se acercaba a tomarle fotos a don Aguiar y a su añejo contrabajo, relató.

El destacado músico vive en San Juan Berchmans, compañía que pertenece a Santa María Misiones, hasta hoy en día y no tiene intenciones hasta el momento de cambiar su paradero.

Mediante su trayectoria artística con su contrabajo, actualmente seis de sus hijos han conformado un grupo musical denominado "Francisco Javier y Los Aguiar" del cual don Cecilio forma parte con su histórico instrumento musical y a la vez amigo de batallas.

Don Cecilio afirmó orgulloso que no venderá su instrumento debido a que lleva con él 45 años de su vida y lo considera como una extensión de su alma. Reconoce a su elemento de trabajo como una reliquia para la familia que, cuando él ya no esté, servirá para recordarlo.

Aunque el tiempo pase y la tecnología vaya avanzando, ver el contrabajo es como notar la presencia de don Cecilio, tiempo en que se refleja una rara simbiosis entre el hombre e instrumento.