7 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Tormentas
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 29 de noviembre de 2016, 09:19

Documentos secretos de 1966 revelan la alerta sobre la presencia del Che en Bolivia

La Paz, 29 nov (EFE).- El Gobierno boliviano tenía reportes y alertas de la presencia en el país del guerrillero argentino-cubano Ernesto "Che" Guevara, el mismo mes en el que entró en su territorio en 1966, algo revelado ahora en notas diplomáticas desclasificadas.

Se trata de documentos secretos de las dictaduras que la semana pasada el ministerio de Exteriores sacó de sus archivos y que fueron facilitados a Efe por la Asociación de Familiares de Detenidos, Desaparecidos y Mártires por la Liberación Nacional (Asofamd).

Lo llamativo de las notas es que hacen referencia a la posible ubicación del revolucionario cerca de Bolivia y luego en su territorio cuando no se sabía de su intención de entrar al país.

En los mismos, el vicecónsul boliviano en la ciudad brasileña de Cáceres, Reyes Maldonado, informa a Exteriores el 23 de septiembre de 1966 de que "las autoridades brasileñas están en la espectativa de prender al guerrillero cubano Che Guevara, que dice estar por estas regiones (sic)" y pide alertar a las autoridades bolivianas.

En una nota posterior del 17 de noviembre, Exteriores acusa recibo de otra carta de Reyes Maldonado escrita el 30 de septiembre que trasmite informaciones sobre "localidades y fechas" en las que se encontraría el revolucionario ya en Bolivia.

Hasta ahora las investigaciones publicadas sobre el combatiente señalan que Guevara entró en el país con pasaporte uruguayo a nombre de Adolfo Mena y llegó a La Paz el 3 de noviembre de 1966, cuando se hizo una fotografía en un espejo de la habitación que ocupó en el hotel Copacabana mostrando su rostro modificado.

A los cuatro días ya estaba en el sureste de Bolivia, en la zona Ñancahuazú, donde comenzó a escribir su diario de campaña en la nación andina al frente de una columna de guerrilleros con la que pretendía prender un foco revolucionario en Suramérica.

Según las publicaciones conocidas, solo en marzo del 1967 el presidente de Bolivia, el general René Barrientos, admitió la existencia de una guerrilla y la prensa de entonces comenzó a hablar de Guevara como su líder.

Unos meses después, el ejército boliviano hirió y capturó en batalla al Che Guevara y el 9 de octubre de 1967 comunicó su muerte, producto de una ejecución.

A pesar de que en esos años había muchas conjeturas entre los gobiernos de Suramérica sobre el posible paradero del Che Guevara, las misivas desclasificadas de la Cancillería revelan que en Bolivia se manejaba información sobre la realidad de su ubicación.

En otro de los documentos desclasificados, fechado el 15 de junio de 1967, Exteriores reproduce un telegrama del embajador boliviano en Perú que transmite "todo apoyo" del presidente peruano, Fernando Belaúnde (1963-1968, 1980-1985), al gobierno de Barrientos.

Según este telegrama el gobierno del presidente Belaúnde mandó alimentos y munición a su homólogo boliviano y estaría "satisfecho" de que estuvieran dando "buen resultado" al ejército.

A su vez, se interesa por saber los nombres de los guerrilleros peruanos que están participando junto a Guevara y ofrece "colaboración con el servicio de inteligencia".

Los tres guerrilleros peruanos que combatieron en Bolivia fueron Juan Pablo Chang, Lucio Edilberto Galván y Restituto José Cabrera, según documentó el investigador boliviano Carlos Soria Galvarro.

El próximo año se cumplirá medio siglo de la muerte de Guevara y la desclasificación de estos documentos muestra que, pese al tiempo transcurrido, queda mucho por ser investigado sobre el tramo final de la vida del combatiente y su fracaso en Bolivia.

Irene Escudero