16 de agosto
Miércoles
Mayormente nublado
13°
27°
Jueves
Despejado
16°
27°
Viernes
Parcialmente nublado
19°
28°
Sábado
Tormentas
16°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
domingo 13 de agosto de 2017, 01:00

Doctor Juguetes llegó al Chaco con carga que pintó sonrisas en niños

En su peculiar hospital asiste a seres que no son humanos. Sin embargo, estos cuentan con poderes mágicos para sus dueños. Por esta razón, las curaciones son de vital importancia. Se trata de Ricardo Brugada, el Doctor Juguetes paraguayo, quien logró reconocimientos internacionales como el de Fundación Disney y del canal de televisión CNN, por su creativa actividad.

Durante semanas, el Hospital de los Juguetes –ubicado en Lillo 2826 c/Cnel. Cabrera del Bº Herrera–, aprovechando la llegada del Día del Niño, intensificó el operativo de sanar juguetes y funcionó como centro de acopio para la tradicional ayuda humanitaria que la familia Brugada realiza hace 19 años a comunidades alejadas de la capital.

Se comenzó a recibir donaciones de vestimentas, alimentos no perecederos y, sobre todo, juguetes que fueron reparados, desinfectados, clasificados y entregados a niños de cuatro comunidades del Departamento de Boquerón y así lograron pintar sonrisas en sus pequeños rostros. La actividad es apoyada por el Ministerio de Salud Pública, ya que aprovechan el traslado hasta los lugares retirados para asistencias médicas.

Así nació. El retiro voluntario de su trabajo y lo que sería un simple pasatiempo –la reparación de elementos de juego de sus hijos– sirvieron para que el ingeniero en electrónica Ricardo Brugada, incursione en el doctorado de su vida: Sanar juguetes. Así nació, hace más de 20 años, el primer y único centro asistencial del país, donde son intervenidos muñecos, autitos, aparatos electrónicos y un sinfín de objetos, claves aliados de niños y adultos.

“Cuando hicimos el estudio de mercado con mi señora, encontramos que era interesante y necesario. Trabajamos también con jugueterías como un servicio tercerizado. Además arreglamos televisores, máquinas, entre otros. La diferencia entre un niño y un adulto es el tamaño y costo de su juguete”, destacó.

Relató con emoción que hay un antes y un después, luego de la serie de la Doctora Juguetes, pues los niños quedan maravillados al saber que existe uno de verdad en Paraguay. “Como ya hay toda una fantasía creada, quedan alucinados cuando ven el hospital y me ven como doctor”, afirmó.