7 de diciembre
Miércoles
Poco nublado con tormentas
23°
31°
Jueves
Lluvioso
21°
27°
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Mayormente nublado
19°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 27 de septiembre de 2016, 04:07

Doce militares afganos mueren tiroteados por dos compañeros en Afganistán

Kabul, 27 sep (EFE).- Doce militares afganos murieron y otros dos resultaron heridos al ser tiroteados hoy, mientras dormían, por dos compañeros con vínculos con los talibanes en un puesto de control en la conflictiva provincia de Kunduz, en el noreste de Afganistán.

Los dos atacantes, que "estaban en contacto con los talibanes", dispararon a sus compañeros hacia la medianoche en un puesto de control de Kunduz, capital de la provincia homónima, afirmó a Efe el jefe policial del área donde se produjo el incidente, Aziz Kamawal.

"Los soldados murieron tiroteados por dos traidores mientras dormían y después los atacantes se unieron a los talibanes", explicó Kamawal.

Según el jefe de Policía, se ha iniciado una investigación para esclarecer el incidente y las fuerzas de seguridad están rastreando la zona para intentar localizar a los atacantes.

El portavoz de la Policía de Kunduz, Mahfuzullah Akbari, declaró a Efe que el puesto de control atacado fue tomado por los talibanes y recuperado por las fuerzas de seguridad afganas dos horas después.

Los combates se han intensificado en la última semana en la provincia de Kunduz, donde las tropas afganas han lanzado operaciones militares en al menos dos distritos para impedir el avance de los talibanes hacia la capital.

Según Akbari, durante la última semana han muerto en la región al menos 140 talibanes que pretendían reconquistar la capital después de que hace un año lograran tomarla durante unos días, lo que supuso su mayor logro militar desde la caída de su régimen hace 14 años.

El ataque de hoy se enmarca dentro de los conocidos como "ataques desde dentro", como se denominan en Afganistán a los ataques a miembros de cuerpos de seguridad por parte de compañeros que desertan o talibanes que se infiltran.

Los talibanes han ganado terreno en zonas de Afganistán tras el fin de la misión de combate de la OTAN en 2014 y desde finales de 2015 controlan casi un tercio del territorio.