9 de diciembre
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 30 de agosto de 2016, 00:21

Djokovic comenzó su defensa con dudas; derrota sorpresa de la boricua Puig

New York, 29 ago (EFE).- La primera jornada del Abierto de Estados Unidos llegó a su final con triunfos del campeón defensor, el serbio Novak Djokovic, el español Rafael Nadal, el canadiense Milos Raonic, el croata Marin Cilic y los franceses Jo-Wilfried Tsonga y Gael Monfils, junto al local John Isner.

Mientras que dentro de la competición femenina también ganaron las favoritas encabezadas por la alemana Angelique Kerber (2), la española Muguruza (3) que dio suspense a su partido ante la novata, la belga Elise Mertens, de 20 años, y la italiana Roberta Vinci (7), ganadora el año pasado, en semifinales, ante la gran favorita, la estadounidense Serena Williams.

Djokovic, primer cabeza de serie, que cerró la sesión nocturna, tuvo que ir a cuatro sets para vencer por 6-3, 5-7, 6-2 y 6-1 al polaco Al polaco Jerzy Janowicz, que intentó darle emoción al partido disputado en la pista central Arthur Ashe de Flushing Meadows, pero sólo aguantó hasta el segundo set cuando lo ganó.

Luego todo fue un paseo para Djokovic con su saque consistente, golpes cruzados y un gran resto, que le aseguró el pase a la segunda ronda, donde tendrá de rival al checo Jiri Vesely, cuadragésimo noveno en la clasificación mundial.

"No fue un partido fácil, todo lo contrario, es el inicio del torneo, y mi concentración no estuvo en el mejor nivel, pero lo importante era lograr la victoria ante un gran rival", destacó Djokovic.

Mejor estuvo Nadal, que de vuelta a un Grand Slam después de tres meses de ausencia, ganó y convenció al vencer 6-1, 6-4, 6-2 al uzbeco Denis Istomin.

Con su muñeca izquierda cubierta con una venda, el cuarto cabeza de serie gestionó el partido sin mayores sobresaltos en el estadio Arthur Ashe, que estrenó su nuevo techo retráctil de 150 millones de dólares de coste, que puede ser accionado en siete minutos y evitar los aplazamientos y cancelaciones por la presencia de la lluvia.

Nadal logró que 14 de sus 21 golpes ganadores fueron con su golpe natural, que no pareció evidenciar los problemas con la muñeca que provocaron su retiro en el Abierto de Francia y le obligaron a perderse Wimbledon.

"No es fácil estar sin competir dos meses y medio en medio de la temporada sin poder pegar un golpe de izquierda", comentó Nadal. "A pesar que me sentí bien, necesito recuperar la confianza con mi muñeca", añadió.

El jugador español reiteró que cada vez se siente mejor y ese es el mejor síntoma de cara al futuro.

"Está cerca de alcanzar el máximo de confianza, porque siento la muñeca mucho mejor cada día. Es algo muy importante para mí. Necesito recuperar el movimiento normal con el golpe natural de la mano izquierda y sobre todo no tener miedo a la hora de hacerlo"

Nadal también exhibió frescura en su juego tras su intenso rodaje en los Juegos Olímpicos de Río, su primera competencia tras las molestias que le frenaron a mitad de curso.

No jugaba en un Grand Slam desde su triunfo ante el argentino Facundo Bagnis, el 26 de mayo, por la segunda ronda de Roland Garros.

"Quise jugar un partido sin complicaciones, con poco tiempo", destacó Nadal, quien tendrá como siguiente rival al italiano Andreas Seppi, al que consideró un rival complicado y difícil.

Como se esperaba, Raonic, quinto cabeza de serie, tampoco tuvo problemas a la hora de superar la primera ronda tras vencer al alemán Dustin Brown por 6-4, 7-5 y 6-1.

Lo mismo que lo hicieron Cilic (7), Tsonga (9) y Monfils (10), junto a Isner (20) que comenzó su andadura con un maratoniano partido de cinco sets y tres horas y 42 minutos de acción ante su compatriota, el adolescente Frances Tiafoe, que hizo su debut en el Abierto.

La sorpresa dentro de la competición masculina fue la eliminación del francés Richard Gasquet (13), que perdió 6-2, 6-2, 6-3 ante el británico Kyle Edmund.

Gasquet, semifinalista en Flushing Meadows en 2013 y alcanzó los cuartos el año pasado, no perdía a las primeras de cambio de un Grand Slam desde el Roland Garros hace seis años y medio.

En la llave femenina, Kerber (2), la rusa Svetlana Kuznetsova (9) y la checa Petra Kvitova (14) avanzaron sin problemas, los que si tuvo la hispano- venezolana Muguruza que confirmó que hasta ahora el escenario del Abierto de Estados Unidos no es el mejor para sus cualidades tenísticas.

Muguruza en la cancha Louis Armstrong, adyacente a la principal, sufrió con el calor, de 35 grados centígrados (95 F) antes de exigirse tres sets (2-6, 6-0 y 6-3) para acceder a la segunda ronda.

La campeona del último Roland Garros tuvo que recibir tratamiento de un kinesiólogo al quejarse que no podía respirar tras perder el primer parcial ante Mertes que entró al cuadro principal tras superar la fase previa.

"Me ha dado como una especie de mareo, fue como el calor y no podía respirar", explicó Muguruza al concluir el partido que duró dos horas y seis minutos. "Nunca caigo presa del pánico. Siempre tengo fe que me espera una oportunidad, que puedo pelear. Aunque esté perdiendo 4-1, siempre intento darle la vuelta a las cosas".

La que no pudo nunca meterse en el partido ni hacer su mejor tenis fue la flamante campeona olímpica, la puertorriqueña Mónica Puig, de 22 años, que sucumbió ante la china Saisai Zheng, número 61 del mundo, que la superó en todos los aspectos y la venció justamente por 6-4 y 6-2.

Puig, de 22 años, confirmó todas las deficiencias que tiene con su tenis, especialmente en cuanto a la inconsistencia de sus golpes y las imprecisiones que mostró a la hora de las devoluciones.

Especialmente con su derecha al cometer 28 errores no forzados que le costaron bajarse de la nube en la estaba tras la victoria que logró en la final de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro ante Kerber.

"Han sido dos semanas bastante para arriba y para abajo", declaró Puig, que la semana pasada fue recibida con una fiesta de pueblo en Puerto Rico. "Me hubiese gustado tener más tiempo para bajar de la nube, pero el calendario no te lo permite".