4 de diciembre
Domingo
Mayormente despejado
19°
30°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Política
miércoles 30 de noviembre de 2016, 01:00

Disidencia pretende ratificar a Bacchetta ante el Consejo

La disidencia colorada con una mano de sus aliados está viendo la posibilidad de que se concrete una sesión extraordinaria del Senado para ratificar a Enrique Bacchetta como representante ante el Consejo de la Magistratura.

Varios senadores de la oposición manifestaron esa probabilidad, hasta el propio titular del Congreso, Roberto Acevedo, el lunes pasado.

Bacchetta nunca pudo asumir en el cargo, para el cual fue investido en la misma sesión en la que una mayoría de colorados de la disidencia y sus aliados opositores sumaron sus votos para quedarse con la presidencia del Congreso.

El cartismo negoció con los liberales para que Ramón Gómez Verlangieri asuma las riendas de la Cámara Alta.

Sin embargo, los sectores que quedaron excluidos de las negociaciones madrugaron al Ejecutivo, y en una jugada magistral ubicaron a otro liberal, Roberto Acevedo, al frente del Senado.

Además votaron por Bacchetta como representante ante el Consejo, y conformaron las ternas para la Contraloría y Defensoría del Pueblo.

Con la excusa de que Bacchetta ya no podía estar por otro periodo más, los oficialistas plantearon una acción en contra y el Consejo jamás pudo sesionar.

El lunes pasado, en pleno estudio en el Senado del Presupuesto General de Gastos de la Nación para el 2016, se conoció la decisión del Tribunal de Cuentas que fue favorable al cartismo.

Dentro de la disidencia se generó un enojo, y ahora apuntan a una sesión extraordinaria, aunque aún no tienen fecha ni aseguran los votos.

Desde un principio desde el mencionado sector cuestionaron que se tenga que judicializar una resolución que corresponde a la Cámara Alta, y que deja precedentes a las decisiones que se tomen.

Es permanente la pulseada que se da entre el oficialismo y la disidencia por espacios de poder. En cada tema que se va planteando se genera una demostración de fuerza que caldea aún más el ambiente.