19 de agosto
Sábado
Poco nublado con tormentas
13°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
22°
Lunes
Despejado
11°
23°
Martes
Despejado
17°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Política
sábado 17 de junio de 2017, 01:00

Disidencia afirma que Afara es un caballo de Troya y ambiguo

Los senadores del movimiento Colorado Añetete no ocultan su molestia con la actitud de Juan Afara, quien al salir del movimiento Honor Colorado negoció con el movimiento Colorado Añetete y recientemente empezó a hablar de su candidatura a la presidencia de la República, creando un tercer frente.

“No vale la pena opinar sobre la actitud de Afara. Es un caballo de Troya que intentó dividirnos”, dijo el senador Arnoldo Wiens.

Luis Alberto Castiglioni indicó que Mario Abdo Benítez tuvo una “actitud excelente con Afara”.

“El camino no es ninguna imposición y tampoco un condicionamiento de hierro”, señaló. “Si queremos sumar no debemos poner condicionamientos de hierro”, dijo, teniendo en cuenta que Afara pidió varios lugares de la lista de candidatos a senadores.

Por su parte, el senador Silvio Ovelar indicó que la actitud del vicepresidente es ambigua. “Lo ideal sería tener un solo frente que pueda enfrentar al cartismo, pero si el vicepresidente cree que tiene potencial para crear una tercera fuerza, hay que respetarlo”, indicó.

Señaló que las posiciones ambiguas del grupo afarista “son las que descolocan al electoralismo”. “Nosotros vamos a enfrentar al modelo cartista. No tenemos ambigüedades y quizás ese sea uno de los puntos débiles de Afara y sus seguidores; entonces lo ideal será que nos abroquelemos en un solo frente, pero de no darse hay que respetar a Afara”, manifestó.

Al ser consultado si Afara restará votos a la disidencia o al cartismo, dijo que si el vice utiliza un discurso que no confronte con el oficialismo, puede tener éxito con el cartismo, no en la oposición.

En tanto, Hugo Velázquez, señaló que es importante que el vicepresidente empiece a trabajar con las bases a nivel país para que él se mida y sepa “cuál es el poder electoral que tiene, para que siga su candidatura o vuelva a negociar con los disidentes”.