16 de agosto
Jueves
Despejado
15°
28°
Viernes
Parcialmente nublado
19°
29°
Sábado
Tormentas
15°
28°
Domingo
Mayormente nublado
21°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Política
lunes 24 de abril de 2017, 02:00

Diputados optarán por restaurar la institucionalidad o mantener la crisis

En medio de dudas, se prevé que el miércoles en la Cámara Baja traten la enmienda considerada inconstitucional, porque fue producto de atropellos. Hay promesa de rechazo, pero también desconfianza.

Esta semana podría ser decisiva en torno a la enmienda y eso depende exclusivamente de la Cámara de Diputados.

En medio de dudas y la promesa de su rechazo, este miércoles es el día clave para la definición del proyecto considerado mau, porque fue producto de una serie de atropellos en la Cámara Alta.

Mañana, a las 10.00, se reunirá la Comisión de Asuntos Constitucionales, presidida por el cartista Ramón Romero Roa para emitir dictamen.

Al día siguiente lo hará la Comisión de Legislación con otro cartista al frente, el diputado Bernardo Villalba.

La tendencia justamente se hace dudosa por el hecho de que el presidente de la República, Horacio Cartes, supuestamente bajó línea en contra, sin embargo, en la Cámara Baja dieron entrada a la enmienda en medio de críticas.

El miércoles pasado en la sesión de los diputados, una mayoría de 44 decidió remitir a comisiones la propuesta, cuando que la intención inicial al menos de los que están en contra era que se devuelva la nota. La misma había sido firmada por los senadores Julio César Velázquez, quien fungió de presidente del Senado, y Juan Darío Monges, de secretario, en una reunión el viernes 31 de marzo.

Fueron 28 los que se manifestaron contrarios a la enmienda en la sesión de la Cámara Baja, mientras que seis se ausentaron. Los llanistas Sergio Rojas y Héctor Lesme se abstuvieron de votar, sumando así fuerzas al oficialismo.

De hecho su líder, Blas Llano, en el Senado es uno de los principales impulsores de este cuestionado proyecto.

En el caso de que los diputados rechacen definitivamente la enmienda eso implicará que en parte se vuelva a reinstaurar la institucionalidad del país, que es lo que consideran los detractores del proyecto. Eso implicará una movida en el tablero político con miras a las presidenciales.

Tampoco se descarta la posibilidad de que puedan postergar el tratamiento del tema con lo que se mantendría en la incertidumbre sobre todo a los potenciales candidatos, y persistiría la crisis política.

En el caso de que se posponga el estudio o que incluso se apruebe, que es lo que temen los antienmienda, estos consideran que sería parte de la estrategia para mantener a la oposición dividida.

Esta es la hipótesis que manejan varios de los legisladores así como analistas políticos.

Creen que de esta manera el Partido Colorado asegura sus chances con cualquier candidato, y si prospera la enmienda incluso el propio Cartes podría postularse en las elecciones del 2023, si es que no lo hace ya ahora.

PULSEADA. Hay una indignación entre los senadores antienmienda no solo por lo actuado por sus colegas que responden al cartismo, luguismo, llanismo y oviedismo.

También por la decisión que tomó una mayoría en la Cámara Baja por el hecho que hayan dado entrada al proyecto que consideran inconstitucional, porque ni siquiera cumplió con los trámites mínimos para su tratamiento.

Los pro enmienda pasaron por alto que una propuesta similar se trató ya el 25 de agosto del año pasado. Sumado a eso modificaron el reglamento interno del Senado en una reunión a puertas cerradas en la bancada del Frente Guasu, y la misma táctica volvieron a usar para dar vía libre al proyecto.