7 de diciembre
Miércoles
Poco nublado con tormentas
24°
31°
Jueves
Tormentas
22°
28°
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Muy nublado
20°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
domingo 20 de noviembre de 2016, 01:00

Diez procesos emblemáticos que se quedaron parados en maraña judicial

Santiago Leguizamón, Pablo Medina, Jarvis Chimenes Pavão, Carlos Rubén Sánchez, entre las causas presentadas en Foro de Periodistas, donde asistieron el senador Arnaldo Giuzzio y fiscal Marco Alcaraz.

Diez casos emblemáticos parados en la maraña judicial que tuvieron relevancia nacional e internacional, fueron presentados en un informe durante el seminario Libertad de expresión, narcotráfico e impunidad.

Entre los procesos impunes están Santiago Leguizamón, los relativos a los hijos de Jarvis Chimenes Pavão y Erineu Pingo Sóligo. El informe fue hecho por los periodistas judiciales Raúl Ramírez, de Última Hora, y Gricelda Centurión, de Abc Color.

Al foro asistieron también el periodista argentino Germán de los Santos, el senador Arnaldo Giuzzio, el fiscal Adjunto Marco Alcaraz, la diputada Olga Ferreira y el periodista Jorge Zárate presentó un informe sobre la situación de los medios.

Embed

El seminario fue organizado conjuntamente por el Foro de Periodistas Paraguayos (Fopep) y el Sindicato de Periodistas del Paraguay (SPP) la semana anterior.

LOS CASOS. Entre los diez procesos, el primero por ser más emblemático de impunidad es el del periodista Santiago Leguizamón.

Fue muerto el 26 de abril de 1991, en Pedro Juan Caballero, por encargo de la mafia fronteriza. La Justicia paraguaya procesó a 13 personas, pero nunca hubo una sentencia.

Es más, fue la Policía brasileña, al año siguiente, la que presentó a José Aparecido de Lima, José Francisco Araulho y Bras Vaz de Moura como los autores del crimen.

Estos dijeron que lo hicieron por encargo de Daniel Alvares Georges y Luis Enrique Rodrigues Georges, hijo y sobrino de Fahd Yamil. Nunca fueron extraditados por la prohibición constitucional de extraditar a los brasileños.

Incluso, el juez Albino Aquino había eximido de prisión a Daniel Alvares, supuesto autor moral. A la fecha, pasaron 7 jueces e igual número de fiscales, y nunca hubo una sentencia en el caso.

Le sigue el proceso por la muerte del periodista Pablo Medina y su acompañante, Antonia Acosta, el 16 de octubre del 2014, en Curuguaty.

A dos años del crimen, aún no se pudo realizar la preliminar contra los acusados. El ex intendente de Ypejhú, Vilmar Neneco Acosta, es tenido como el autor moral. Fue extraditado en noviembre del año pasado.

A raíz de la causa, el entonces ministro de la Corte, Víctor Núñez, habría renunciado, al ser acusado de haber rechazado la acción de la Fiscalía para que Acosta siguiera preso por un caso de homicidio.

MÁS PROCESOS. También están el caso de Jarvis Chimenes Pavão, quien cumple la condena de 8 años por lavado de dinero. Su caso resalta porque según la Policía del Brasil, aún trafica 400 kilos de cocaína al mes, a pesar de estar preso.

El descubrimiento de la celda vip en la que estaba le costó el puesto a la ministra Carla Bacigalupo y la suspensión al juez Rubén Ayala Brun. Tiene dos sentencias de extradición.

También está el de su hijo, José Martínez Mendi Pavão, quien fue juzgado por 117 kilos de cocaína, pero fue sobreseído en juicio. Los jueces María Doddy Báez, Silvio Reyes y Enrique Alfonso fueron destituidos por la causa, pero aún no se repite el juicio.

Otro caso presentado es el de Carlos Rubén Sánchez, alias Chicharõ, procesado por presunto lavado de dinero, parado en la Corte. Cumple en Paraguay su condena del Brasil.

INFORMANTE. Además, la causa a Ezequiel de Souza, informante de la Senad, quien dio nombres de políticos, jueces, fiscales y periodistas que estarían apoyando a narcos, pero la pesquisa no avanza.

El proceso a Jonhatan Wink Soligo, hijo del conocido Erineu Pingo Sóligo; similar al caso de Mendi Pavão, fue liberado; los jueces Stella Marys Galeano y Carlos Saldívar fueron destituidos.

En el informe figuran el crimen de Magdaleno Silva, aún impune, y el blanqueo al intendente de Yby Pytã, Virgilio Portillo, que cayó con una carga de más de 8.000 kilos de droga. Finalmente, un fallo con pena muy reducida a narcos.