7 de diciembre
Miércoles
Poco nublado con tormentas
23°
30°
Jueves
Lluvioso
21°
27°
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Mayormente nublado
19°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
sábado 10 de septiembre de 2016, 01:00

Dictadura nunca más

Cuando todavía hay libertad de expresión, aunque engrosemos la lista de los que vayan a silenciar después, creo que es deber del ciudadano decir la verdad, porque solamente esta nos hará libres.

Después del asesinato de ocho militares, caso todavía no suficientemente explicado por el Gobierno, han habido declaraciones de autoridades añorando la dictadura pasada o recomendando acciones, bombardeos sobre seres inocentes, apropiados para tiempos de dictadura.

Las hacen personas bien conscientes de sus palabras que desean ya colocarse en el equipo dictatorial de un futuro o por simples ignorantes que nunca se dieron cuenta lo que significó la violencia los 35 años de Stroessner.

A estas declaraciones vino la confusa amenaza de un posible atentado contra el ejecutivo, tampoco suficientemente explicado, y han corrido radio so’o rumores de golpe, autogolpe o no sé qué otra cosa similar.

Como el dictador no nace sino se hace y lo hacen quienes callan, conviene que nos definamos sobre este tema.

Ante los hechos de dictaduras económicas y políticas de Argentina y Brasil hoy vigentes, declaro con muchos ciudadanos y ciudadanas paraguayos que “!Dictadura nunca más”!

Esto lo soñamos ocultamente y exteriormente con acciones, que costaron torturas y exilios, los 35 años de ella, lo conseguimos el 3 de febrero de 1989, lo gritamos en la Plaza en el Marzo Paraguayo cuando hicimos que Lino Oviedo huyera al extranjero. Y lo repetimos en este mes de la juventud del 2016, cuando secundarios y universitarios se rebelan por el bajo nivel y corrupción de la educación y cuando, con los presos políticos de la masacre de Curuguaty, una mayoría luchamos por su absolución.

Dictadura con todo el poder en unas manos, aunque se den apariencias externas de seudodemocracia para engañar al extranjero, nunca más. Es violencia y negación de los Derechos Humanos.

Y todavía estamos a tiempo para impedirla. Luego será ya tarde.