23 de agosto
Miércoles
Despejado
24°
34°
Jueves
Despejado
25°
35°
Viernes
Despejado
23°
35°
Sábado
Muy nublado
20°
34°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
ETC
jueves 23 de abril de 2015, 10:34

Diástasis: La causante de la panza cervecera y de embarazada

La diástasis es una dolencia de la que muy poco se habla, pero que es la causante de la panza cervecera o esa que a las mujeres les hace aparentar varios meses de embarazo. Estos casos son reversibles, pero lo ideal es realizar ejercicios especiales, acompañado de un profesional.

Muchas mujeres sufren por la barriga que les queda luego de haber dado a luz. Algo muy parecido es lo que le ocurre a los hombres que cuentan con una prominente panza, a la que muchos llaman la panza  cervecera.

Sin embargo, según informó este jueves el portal ABC.es, la causante de estos males estéticos es la diástasis, una dolencia que no debería ser tomada a la ligera, ya que puede presentar, con los años, varias complicaciones.  

Uno de los profesionales de esta patología, Rafael Vicetto, explicó al portal español que la diástasis aparece cuando se rompe la línea que une los músculos rectos abdominales con la línea del alba o también conocida como línea blanca. Esta suele tener la anchura de un dedo y se rompe normalmente durante el embarazo.

"Después del parto, la línea del alba puede volver a su ser o no, produciendo una diástasis que separa los músculos abdominales y provoca un desplazamiento de los órganos internos. En estos casos, la línea del alba tiene una anchura mayor. Lo normal es que mida entre cuatro y cinco centímetros, pero a veces en casos extremos puede llegar a medir 12 centímetros", relató el especialista.

Esta afección pueden sufrirla no solo las mujeres, también los niños y varones adultos. Los motivos más comunes de la rotura de esta línea delicada pueden ser la tos constante, el estreñimiento y cambios de peso.

Más allá de un problema estético, tener mayor volumen abdominal también es una cuestión de salud, pues puede causar dolencias, desde molestias de espalda y en la zona lumbar hasta debilidad del suelo pélvico, pérdidas de orina, digestiones lentas y pesadas y gases.

"La diástasis se puede corregir, incluso aunque la persona lleve años con ella. "Es reversible"señaló el médico. Para esto, se debe utilizar una faja especial y realizar una serie de ejercicios, pero es imprescindible el acompañamiento de un profesional del área.