4 de diciembre
Domingo
Mayormente despejado
19°
30°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Economía
viernes 4 de noviembre de 2016, 01:00

Deuda: Magnitud, coeficientes y gestión

Por Ricardo Rodríguez Silvero

El buen manejo de la discusión en torno al endeudamiento público requiere cuando menos de tres criterios técnicos a ser dilucidados: la magnitud de la deuda, sus coeficientes y su gestión. El primero tiene que ver con el método de su cuantificación; el segundo, con los cocientes utilizados para medir su peso relativo y, el tercero, con la buena administración de la deuda pública.

MAGNITUD DE LA DEUDA. ¿A cuánto asciende realmente la deuda pública? Hay diversos criterios al respecto y es cuestión también de opciones de políticas públicas, instrumentalizadas con ella. Soy partidario de utilizar la cuantificación más amplia. Hay que incluir obviamente la contraída localmente y en el exterior, tanto el endeudamiento con la banca comercial como con las entidades bi- y multilaterales de asistencia crediticia, que normalmente otorgan créditos blandos, es decir, con largos periodos de gracia, muchos años de amortización del capital y bajas tasas de interés. Ya no es tan obvio que se incluya dentro de la deuda pública también el endeudamiento con bonos soberanos, tanto a nivel local como internacional. El intento de reducir el peso de la deuda tiende a abogar por la no inclusión del endeudamiento con bonos del Tesoro. Mi opinión es que hay que incluirlo. De la misma forma, a los efectos de alivianarla, algunos técnicos locales e internacionales abogan por la no inclusión del endeudamiento del sector público vía proyectos "llave en mano". La parte financiera de los mismos suele estar también a cargo del Estado, dentro del cual se los realiza. Soy del parecer que también el endeudamiento vía proyectos "llave en mano" debe ser incluido en la cuantificación de la deuda pública. Obviamente, cuanto menos deudas se incluyan, menor peso relativo tendrá la deuda pública. Hay que aclarar que detrás de este último método se halla el esfuerzo de disimular, por intereses creados, los riesgos de la misma.

COEFICIENTES DEL ENDEUDAMIENTO. No hay solo un indicador, como algunos parecen pretender: el de la deuda pública dividida por el producto interno bruto (PIB) del país endeudado. También hay que utilizar el coeficiente financiero del servicio de la deuda (pagos de capital e intereses) versus la recaudación tributaria. Este último es un indicador muy sensible respecto de la capacidad de pago del país versus sus compromisos financieros, nacionales e internacionales, especialmente si en dicho país reinan alta evasión tributaria, bajas tasas de impuestos y mala calidad del gasto, como ocurre en Paraguay.

GESTIÓN DE LA DEUDA PÚBLICA. Una buena administración del endeudamiento público debe sopesar correctamente ambos criterios técnicos: la precisa determinación de su magnitud y la utilización combinada de los coeficientes financieros ad hoc. Y sobre todo no perder de vista la sostenibilidad del mismo. Se entiende por este que tanto las generaciones presentes como futuras deben quedar protegidas ante el afán frecuentemente desmedido de tolerar y hasta fomentar el agrandamiento excesivo del Estado: http://www.economia48.com/spa/d/wagner-ley-de/wagner-ley-de.htm.

Esta tendencia secular al aumento del tamaño del sector público empeora con la vigencia de los mencionados factores restrictivos (evasión, bajas tasas impositivas y mala calidad del gasto), a los que hay que agregar la baja capacidad de ejecución de las obras a ser financiadas con endeudamiento público creciente.

Si esto último ocurre sin reformas sustantivas, reduciendo dichos factores restrictivos, se corre el peligro de perder el control del endeudamiento público. Sobre esto quiso llamar la atención la conocida publicación conjunta del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial (BM), denominada Directrices para la gestión de la deuda pública, preparada ya el 21 de marzo de 2001 y divulgada con posterioridad, y que a todas luces no ha perdido actualidad: https://www.imf.org/external/np/mae/pdebt/2000/esl/pdebte.pdf.