19 de agosto
Sábado
Poco nublado con tormentas
14°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
22°
Lunes
Parcialmente nublado
10°
22°
Martes
Despejado
17°
26°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
jueves 6 de julio de 2017, 01:00

Detienen a dos paraguayos con 1.838 kilos de cocaína

En un operativo sin precedentes, la Gendarmería Nacional de Argentina incautó 1.838,900 kilogramos de cocaína, de los cuales 300 kilos fueron tirados desde una avioneta, en la localidad de Los Pirpintos, departamento Copo, Santiago del Estero. El cargamento está valuado en 45 millones de dólares. Lo llamativo del caso es que hubo dos detenidos y ambos son paraguayos; ellos estaban en tierra custodiando 1.500 kilos de la droga y recibieron 300 más desde una avioneta, la mayor incautación de la historia santiagueña.

Según el portal del diario Clarín de Buenos Aires, los trabajos de inteligencia previa, supervisados por el juez federal provincial Guillermo Molinari, permitieron saber que una aeronave ingresaría ilegalmente al espacio aéreo argentino para dejar la mercancía cerca de Los Pirpintos, a casi 400 kilómetros al noreste de esta capital.

Agentes del Centro de Reconocimiento y Control del Narcotráfico, junto con gendarmes del Escuadrón 59, estaban apostados en la zona donde se arrojaron numerosos bultos a tierra desde la aeronave, que continuó su vuelo hacia el oeste.

Un helicóptero de la fuerza de seguridad nacional voló tras la avioneta hasta que sus tripulantes dejaron de visualizarla, dado que al parecer realizó un aterrizaje de emergencia en jurisdicción de la ciudad de Monte Quemado, por lo que se realizaron rastrillajes aéreos y terrestres.

En forma paralela, los gendarmes cercaron el lugar donde habían sido arrojados los paquetes del estupefaciente y que debían recogerlos personas que estaban apostadas en tierra y que forman parte de otro eslabón de la cadena del tráfico de drogas.

El portal digital nuevodiarioweb.com.ar informó que en los paquetes secuestrados se distinguían tres logos distintos -que reproducían una sirena, una paloma de la paz y un águila-, estrategia con que los dueños de la droga expresan su propiedad.

Las autoridades que investigan la conexión no descartan la posibilidad de que la droga sea de origen boliviano, según informaron fuentes de la investigación. “Tiraban la droga desde un avión y la guardaban en una casa rodante. Detuvimos a los dos integrantes que la recibían en tierra”, aseguró la ministra Patricia Bullrich.