4 de diciembre
Domingo
Parcialmente nublado
19°
31°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 12 de octubre de 2016, 17:22

Destructor de EE.UU. vuelve a detectar un misil en su contra lanzado desde Yemen

Washington, 12 oct (EFE).- El destructor estadounidense USS Mason detectó hoy por segunda vez en cuatro días el lanzamiento de un misil desde territorio hutí en Yemen dirigido hacia él, aunque en ninguno caso el proyectil impactó en el buque o causó heridas a la tripulación.

El destructor del tipo Arleigh-Burke desplegó contramedidas defensivas "y el misil no alcanzó al USS Mason", según informó Peter Cook, portavoz del Pentágono en un comunicado.

Esta es la segunda vez en cuatro días que misiles son lanzados desde territorio controlado por milicias chiítas hutíes contra el USS Mason y el buque de transporte anfibio USS Ponce en el Mar Rojo o las inmediaciones del estrecho de Bab el Mandeb, para lo que se han tenido que acometer contramedidas.

"Aquellos que amenazan a nuestras fuerzas deberían saber que los comandantes estadounidenses tienen el derecho de defender a sus navíos y que responderemos a las amenazas en el momento y de manera apropiada", advirtió Cook en el comunicado.

Hasta el momento, Estados Unidos no ha acusado directamente a las fuerzas hutíes de realizar los disparos o ha iniciado ninguna acción de contraataque, que sería el primer ataque directo contra las milicias que arrebataron el control del Gobierno yemení a Rabu Mansur al Hadi, la autoridad reconocida internacionalmente.

Los hutíes, aliados de Irán, están siendo atacados por una coalición liderada por Arabia Saudí y a la que contribuye Estados Unidos desde la primavera de 2015.

Los hutíes parecen haber aumentado su beligerancia con lanzamientos de misiles a territorio vecino en Arabia Saudí y navíos militares tras el ataque aéreo saudí a un funeral en la capital yemení, Saná, en el que fallecieron 140 personas.

Al funeral asistían importantes líderes de facciones tribales anti-saudíes.