21 de agosto
Martes
Despejado
19°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Jueves
Parcialmente nublado
23°
35°
Viernes
Despejado
22°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
sábado 13 de mayo de 2017, 01:00

Despachante y una madre,

El juez de Garantías Gustavo Amarilla Arnica elevó ayer a juicio oral el caso de una mujer acusada de que supuestamente prostituía a sus dos hijas con un despachante de aduanas.

Así, será enjuiciado Florencio Colmán Morel, abogado y ex titular del Centro de Despachantes de Aduana del Paraguay, procesado por abuso sexual en niños.

Además, también irá a juicio la madre de las dos niñas supuestas víctimas. Está acusada por abuso sexual en niños como cómplice, y por violación al deber de cuidado o educación.

La resolución se dictó ayer por el magistrado, quien rechazó también los pedidos de nulidad de la acusación fiscal, y de suspensión condicional del procedimiento pedido por el procesado Colmán Morel.

La acusación fue presentada por la agente fiscal María Isabel Arnold Dos Santos, quien había requerido elevar a juicio la causa contra los dos acusados.

mensajes. De acuerdo a la fiscalía, la denuncia del caso fue presentada por parte del padre de las dos niñas, en ese entonces de 11 y 13 años de edad, quien se enteró por mensajes que halló en el teléfono celular de su hija.

Según la acusación, los mensajes acusaban a la madre de inducir a su hija a mantener relaciones sexuales con el procesado, Florencio Colmán.

La fiscala señala que las dos menores fueron llevadas a la cámara Gessel, como anticipo de pruebas, donde las mismas confirmaron que la madre les inducía a mantener relaciones sexuales con Colmán a cambio de una remuneración económica.

Conforme con la fiscala, las niñas incluso detallaron la forma en que ellas se encontraban con el acusado, y que su madre quedaba esperando afuera.

El juez entendió que no correspondía el pedido hecho por Colmán de suspender a prueba el procedimiento, que admitió los hechos y ofreció abonar 2 millones de guaraníes a las dos víctimas hasta la mayoría de edad.

El juez admitió la acusación y elevó el caso a juicio oral y público.