21 de agosto
Lunes
Despejado
22°
Martes
Despejado
19°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Jueves
Parcialmente nublado
23°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
miércoles 14 de junio de 2017, 01:00

Desidia: Unidad de Salud Familiar de Yukyty estuvo 4 días sin energía

A oscuras y como se podía. La semana anterior, desde la mañana del lunes hasta las primeras horas del día jueves, la Unidad de Salud Familiar del barrio Yukyty, zona de Cateura, estuvo sin energía eléctrica. El personal de salud tuvo que recurrir a las luces de los celulares, debido a la falta de iluminación, para atender a los pacientes.

La situación se agravó más debido a los días grises y con lluvia, lo que impedía que la luz natural pudiera servir de apoyo para el trabajo del personal de salud. Ayudados por las luces de los teléfonos celulares pudieron atender los casos que se presentaron en la semana. “No se podía trabajar, la enfermería era una cueva por la oscuridad que había”, comentaron en dicha unidad.

El pago del personal está a cargo del Ministerio de Salud Pública, como también la factura de la ANDE. Sin embargo, debido al retraso del ministerio la cuenta se fue acumulando hasta llegar a los G. 680.000, lo que llevó al corte de energía eléctrica. Cuatro días después, el MSP canceló la deuda con la entidad estatal y nuevamente se hizo la luz en el puesto sanitario.

El lugar donde se brinda atención a los pobladores de Yukyty se halla ubicado en un predio cedido por la parroquia Virgen de la Merced. El local fue construido mediante una donación hecha a la capilla por una empresa de juegos de azar. El puesto de salud contaba con su propio medidor.

Necesidad. La doctora en el área de medicina familiar María Cristina Silva, encargada de la USF cercana a Cateura, comentó que en la zona es necesaria la creación de otro puesto de salud. Mencionó que una unidad de salud es creada cuando existen alrededor de 3.500 personas en un área determinada. En Yukyty y sus alrededores existe una población aproximada de 8.000 personas, especificó la doctora.

La zona de Cateura y otras partes de Asunción padecen actualmente el avance de las aguas del río Paraguay. La inundación trae consigo el drama social del desplazamiento, el frío y las enfermedades que afectan principalmente a niños, y aunque las unidades son algo precarias, son el primer auxilio que encuentran ante la necesidad de atención.

En el puesto, que funciona de lunes a viernes de 7.00 a 15.00, reciben a unos 100 pacientes por día. Además de medicina familiar, cuenta con una pediatra y licenciadas en enfermería y medicamentos.