29 de mayo
Miércoles
Lluvioso
19°
25°
Jueves
Lluvioso
17°
25°
Viernes
Cubierto
13°
24°
Sábado
Parcialmente nublado
10°
21°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Editorial
jueves 18 de mayo de 2017, 02:00

Desbaratar rosca policial que protege a los narcotraficantes

La reciente filtración de un audio grabado entre policías del Alto Paraná pone en evidencia lo que para muchos es un secreto a voces: la existencia de una rosca dentro de la Policía que recibe dinero de traficantes de marihuana para permitirles operar con toda tranquilidad en la zona de frontera con el Brasil. El enojo de un suboficial ante su repentino traslado de una subcomisaría en Itakyry, a pesar de haber dado –según su versión – una suma de dinero al propio jefe de Policía del departamento, revela cómo funciona el esquema de corrupción. Urge aclarar esta grave situación y tratar de depurar las roscas mafiosas que siguen enquistadas en la Policía.

Un audio grabado y compartido en un grupo del servicio de mensajería instantánea WhatsApp entre policías del Departamento del Alto Paraná ocasionó un gran revuelo mediático en los últimos días, al confirmar la presunta existencia de una rosca mafiosa dentro de la Policía Nacional que estaría recibiendo dinero de los traficantes de marihuana para permitirles operar sin muchos problemas.

En el audio, según las fuentes, se escucha una voz que se atribuye al suboficial de Policía Marco Antonio Verdún Jara, quien se desempeñaba como jefe de la Subcomisaría 48 de la colonia Nueva Conquista, distrito de Itakyry, Alto Paraná, y que expresa su enojo con el jefe de Policía del Alto Paraná, comisario Manuel Sosa, por haber dispuesto su repentino traslado a la Subcomisaría 6 de Hernandarias.

El reclamo, que va dirigido a otros colegas policías, es porque el comisario Manuel Sosa decidió trasladarlo, a pesar de que el supuesto Verdún asegura que le había entregado una suma de dinero para mantenerlo en dicho puesto, ubicado en una zona que se considera una meca del cultivo de marihuana, y donde los policías presuntamente reciben grandes sumas de dinero para proteger la actividad ilegal. "¿Para qué agarraste de mí los 4 millones de guaraníes si ahora me vas a cambiar?, le dije", narra el presunto Verdún en el audio, en idioma guaraní, en reproche al jefe de Policía del Alto Paraná, a quien asegura le advirtió que iba a ventilar "todo lo que se hace en esa zona".

En el mismo audio, el supuesto suboficial Verdún también asegura que tiene pruebas de que se le entregaron 50 millones de guaraníes al "comisario Fernández", otros 50 millones al jefe de Investigación y otros 50 millones al jefe de Antinarcóticos, mientras él asegura que recibió 45 millones de guaraníes de los supuestos traficantes de marihuana en la zona. La autenticidad del audio parece confirmada, ya que el jefe de Asuntos Internos de la Policía, comisario Eladio Sanabria, presentó una denuncia por cobro indebido de honorarios ante la Fiscalía, contra personas innominadas, con base en el audio. En la misma zona de disputa entre policías, la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad) realizó una incursión el lunes pasado, logrando desmantelar 19 campamentos de narcotraficantes y confiscando cerca de 20 toneladas de marihuana y equipamientos, por un valor estimado en 1.200.000 de dólares.

El enojo de un policía presuntamente desplazado de una zona de alta recaudación permite evidenciar cómo opera el esquema de corrupción que sigue instalado dentro de la Policía Nacional y explica por qué, con mucha frecuencia, caen grandes cantidades de droga en operativos de la Policía del lado brasileño, pero muy pocas del lado paraguayo. La Fiscalía y la Justicia deben investigar a fondo este caso y desbaratar la rosca mafiosa que sigue operando en la Policía. De lo contrario, son tan cómplices igual que ellos.