9 de diciembre
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
27°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
31°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
miércoles 3 de agosto de 2016, 01:00

Desarrollar atención a la obra del espíritu

Los que me conocen me tienen como una persona inmersa en la vida, comprometido con ella, luchadora hasta la frontera del akãhatã. A ello dedico mis días. Y siento que nada en el ser humano, con sus penas y sus alegrías, me es ajeno. Sin embargo hay otro aspecto, mi secreto, del que hoy quiero hablar.

Es el actuar del Espíritu de Dios en nuestro mundo. Algo que muchos parecen ignorar o pasar desapercibido. Pero, que en la vida de toda persona aflora alguna vez en circunstancias especiales. Lástima que, pasadas estas, luego se esfuma. Así perdemos una dimensión, que enriquecería mucho nuestra vida al estar más cercanos a Dios.

Comienzo con una afirmación: el Espíritu de Dios actúa y está presente en nuestra mundo moderno. Y su actuación es más fuerte que la del espíritu del mal, compendio del egoísmo de cada uno de nosotros.

Con una ligereza, que me asusta, ponderamos más lo negativo de ello que la actuación divina positiva, infinitamente mayor.

Esto tiene dos causas. Una, el frenesí con que vivimos la vida y en esa prisa cansadora perdemos los mejores paisajes de ella. Otra, la excesiva valoración de lo material como si fuera lo único existente. Sobre esto el Principito nos llama la atención: “El corazón tiene razones que la razón no entiende”.

Lo que tenemos con su abundancia y lo esencial que nos falta con su pobreza se empoderan de nosotros y nos quitan la paz interior para descubrir la actuación de Dios.

Nos convendría hacer algunos silencios en nuestras vidas. El mate de la mañana temprano, cuando todo todavía duerme, es un buen tiempo de soledad interior. También, alguna vez, un retiro verdadero. En eucaristías bien internalizadas con personas comprometidas (por ejemplo en la causa de Curuguaty) descubriríamos al Espíritu. Esta es una idea que deseo llevar a la práctica.