22 de agosto
Martes
Despejado
19°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Jueves
Parcialmente nublado
23°
35°
Viernes
Despejado
22°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
viernes 17 de marzo de 2017, 01:00

Derecho a vivir en la ciudad

Es un derecho expresado en la Carta del Derecho Universal de vivir en la ciudad, muy de actualidad en un mundo en el que el 50% de su población vive en ciudades.

La primera razón porque los bañadenses tenemos derecho a seguir en los bañados, barrios reconocidos como tales oficialmente por la Municipalidad de Asunción.

La segunda por el arraigo que los muchos años de vivir juntos (algunos llevan 40 años) crea en los seres humanos.

La tercera por los enormes sacrificios con que convertimos esos lugares inhóspitos, olvidados por todos los gobiernos, en los ahora barrios consolidados.

Queremos quedarnos y para no sufrir más inundaciones que se construya la defensa costera, sola o unida a la avenida Costanera.

Y el que se nos niegue la defensa costera y por ella se nos quiera desalojar no es por ningún problema técnico sino por un problema político: El grandioso negocio inmobiliario que unos pocos millonarios se quedarían sin hacer.

El Gobierno de Cartes ha ignorado totalmente la existencia y derechos de los bañadenses y ha ido tomando decisiones, sin consultarnos para nada. Ha ido irresponsablemente montando una bomba social de tiempo que en algún momento puede estallar. Y si esto ocurriera la culpa penal sería de él.

El martes 14 se tuvo en la Bicameral un Seminario sobre la defensa costera convocado por Cobañados. El miércoles 15 una audiencia pública en la Bicameral sobre el mismo tema. En ambos actos, a sala llena, pobladores de todos los bañados expresamos nuestro rechazo a la falta de respuesta a nuestros deseos de diálogo con el Gobierno.

Todo esto subió de tono cuando ni el Ministro de Obras Públicas ni el intendente de Asunción asistieron a la audiencia pública convocada para escucharles y expresar nuestros cuestionamientos.

El problema de los bañados está en su punto álgido y la culpa no la tenemos precisamente los bañadenses.